¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Estamos en una nube?Ayer a las 14:38Berry
La luna, la sombra y el bufónAyer a las 11:13Mako
2.0Ayer a las 4:13Raulgamerlol11
¿Jugamos a un juego?Dom 19 Mayo 2024 - 22:28Mako
Rhea Sáb 18 Mayo 2024 - 22:50Raulgamerlol11
Escapando de Spider MilesSáb 18 Mayo 2024 - 20:28Gobierno Mundial OPD
Petición de experiencia y premiosSáb 18 Mayo 2024 - 20:27Gobierno Mundial OPD
CensosVie 17 Mayo 2024 - 14:44Raulgamerlol11
Y olvidar lo que hay detrásVie 17 Mayo 2024 - 14:27Señor Nat
El peso de la consciencia [Primera parte]Vie 17 Mayo 2024 - 12:28El Gremio OPD
El Clan: Tercera parte [Privado]Vie 17 Mayo 2024 - 5:11Christa
Siguiente ronda


Ir abajo
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 14 Mar 2024 - 17:59}

Quizá no fuese el público ideal para apreciar tu voz, pero tampoco era el momento perfecto para demostrar tu técnica de canto. Tu registro cuando el alcohol te robaba el aliento decaía y tu fondo se reducía considerablemente, si bien no se trataba de una canción especialmente técnica. No te importaba, en cualquier caso: Frente a ti la gente bailaba a tu ritmo; alguna, más atrevida, se montaba en el escenario a bailar junto a ti mientras Berry te correspondía haciendo coros y completando estrofas. Por momentos solo la mirabas a ella, también te rozabas el cuello donde le habías dejado morderte. ¿Por qué le habías dejado? Por qué la habías mordido tú en primer lugar, más bien. Si no fuese porque estabas concentrada en bailar y cantar al mismo tiempo te habría dado un ataque de risa.

Hubo alguien valiente que a mitad de la canción se acercó demasiado. ¿Demasiado? Estaba a tu espalda, se movía a tu ritmo, pero notabas su aliento en el cuello. Cerraste los ojos con placidez sin soltar el micrófono, llevando tu otra mano hacia su nuca y empujándolo hacia ti. Deslizaste tu cabellera por sobre su pecho notando el cada vez más acelerado ritmo de su corazón, la rigidez cada vez más evidente de su cuerpo. Puso sus manos en tu cintura y tú te diste la vuelta, negando con la cabeza mientras lo apartabas con un suave empujón. Hizo una mueca emberrinchada con los labios, pero te miraba con ojos divertidos, un poco desafiantes. Le dedicaste el estribillo antes de volver la vista nuevamente al público. Era mono.

Los tacones empezaban a ser molestos, pero todavía aguantabas. ¿Cómo no aguantar? Te lo estabas pasando bien, Berry se lo pasaba bien, y estabas cantando en medio de un sitio abarrotado sin que realmente te importase del todo la multitud. Bailabas con soltura, explorando con cada movimiento facetas de tu cuerpo que normalmente ignorabas a pesar de que la falda pretendía impedírtelo. Cuando la canción terminó te dejaste caer por un momento sobre el suelo, mirando hacia los focos del techo y casi hiperventilando. Era una de las mejores noches que habías pasado en tu vida, tanto que casi te costaba pensar en una que se le acercara.

Tardaste un momento en levantarte. Cuando lo hiciste fue de una forma bastante descarada, pero por suerte apenas dejaste unos pocos segundos de fantasía a tus espectadores, y bajaste de la tarima-escenario caminando despacio. No te tambaleabas, pero sí estabas muy concentrada en no tropezar. No tenías claro que pudieses frenar una caída en ese estado, mucho menos que pudieses hacerlo con esos tacones. Por fortuna un taburete acababa de ser liberado por un chiquillo que te vio acercarte y claramente pretendía coquetear. Le diste las gracias y acto seguido la espalda mientras esperabas por Berry. Ahora sí, podías caminar, pero seguir bailando quizá no fuese una idea. Con esos tacones, por lo menos.

- ¡No me dejes hacer esto nunca más! -gritaste, pletórica-. ¡Podría no querer irme nunca!

En realidad era un decir, aunque de haber podido capturar la esencia de ese momento lo habrías hecho. Captar esos instantes de éxtasis en un reloj y dejar de darle cuerda para atrapar el momento exacto... Quizá te habría gustado poder hacer eso. Sí, definitivamente eso te habría gustado mucho.

- No debería tomar una tercera -dijiste-. ¿Pero un chupito? ¿Puedo?

No era buena idea utilizar a la mink como niñera teniendo en cuenta que era igual de irresponsable que tú, pero esa noche de malas ideas estaba siendo increíblemente divertida.

- Solo uno, lo prometo, y luego me voy a dormir y dejo de hacer el tonto. ¡Y no iré de compras hasta mañana, lo juro!
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Jue 14 Mar 2024 - 18:24}

La velada resultaba mágica por momentos, Alice no cantaba mal y verla disfrutar hizo a la zorra reír. Quizás por ese motivo la mink actuó en ciertas partes guardiana de su amiga, ahuyentando a aquel chico cuando se quiso propasar al ser rechazado sin que Alice lo notase o centrando la atención en sus pechos cuando la rubia se levantó del suelo tras la actuación. Detalles sutiles que la cazadora quizás no vio o creyó que eran parte del accionar habitual de la zorra mientras se divertía.

Volvió a abrocharse la ropa mientras le seguía, no la notaba muy bien y quería estar cerca por si las moscas. La presencia de Berry volvió a intimidar al joven que había dado la silla, esta vez fue involuntario pero una mole de casi dos metros con ojos rojos que aparecía desde el suelo a veces era confundido con algún demonio o fantasma vengativo.

—¡Bwahahaha! Pero si lo estás pasando muy bien, aunque creo que por esta noche no más canciones si no queremos terminar con dolor de garganta.—

La mink soltó una risa mientras se colocaba cerca de la rubia y atendía su petición de un último trago, Berry lo pensó para luego dar una respuesta. Si bien no le gustaba ser tan maternal con su amiga, comprendía que dejarle volver sola en ese estado sería un error, no por Alice si no por alguien desafortunado que se cruzara en su camino.

—Uno más pero te llevo a casa y dormimos juntas. Dormir de dormir, solo no me sentiría bien dejando que regreses sola y ya sabemos como es esta ciudad. Si pasa algo lo enfrentamos juntas.—

La mink levantó el pequeño recipiente de cristal y se preparó para brindar. Era un buen cierre a la fiesta y ya luego podrían encargarse de regresar cada una a su habitación. ¿Quizás Alice le permitiría dormirse en su cuarto?

Era extraño pero la mink comenzó a sentir un poco de cansancio al estirar su cuello y hasta soltó un pequeño bostezo pese a disimularlo mordisqueando el pelaje de su garra izquierda. A lo mejor necesitaba una siesta para recuperarse, pero su voluntad de cuidar a su amiga le mantenía de pie pese a todo.
Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 15 Mar 2024 - 0:38}

Por un momento envidiaste a Berry. A las personas normales, en realidad. La mink solo tenía que preocuparse de la voz tras una noche cantando y bailando; tú tenías que tener en cuenta tus huesos, todos ellos, y más allá de eso también cómo de sensible estaba cada parte de tu cuerpo, si era normal que se durmiese determinada zona o preocuparte de que un espasmo no te hiciese caer al suelo de manera inesperada. El hormigueo de tus dedos, que la comisura de tus labios no se abriese por un estiramiento desmedido... Eran demasiadas cosas en las que pensar; cosas en las que fingías no pensar, o tratabas de no hacerlo al menos, pero que recurrentemente volvían a tu mente en los momentos más lúcidos. A veces ser tú era una mierda.

Inspiraste de golpe, liberándote de la congestión. También te secaste los lacrimales discretamente con una servilleta y te forzaste a pensar en algo más alegre, así que te centraste en que había sido una buena noche. Los tacones te quedaban espectaculares, la falda no se había roto -pese a que la habías llevado al límite- y el bodi seguía por completo en su sitio. Algunos chicos habían tratado de coquetear pero aceptaron tu rechazo fácilmente, lo cual era casi una novedad, y había unas cuantas chicas animadas a comportarse de forma más atrevida si cabe en el escenario en ese momento. Te sorprendía que en Dark Dome quedase alguien con pudor, pero asumiste que al final las inseguridades existían fueses de donde fueses.

Además estaba Berry. No esperabas encontrar a nadie conocido en la isla, y pese a que la mink tenía algunas cosas que te llegaban a preocupar había demostrado que, al menos hasta cierto punto, le importabas. Sin ella quizá no te habrías animado a subir a un escenario y cantar delante de tanta gente, o te habrías bajado al ver la indecencia que tenías por delante, pero había estado ahí para cuidarte de una manera que muy poca gente hacía. Aunque quizá habíais ido demasiado lejos mordiéndoos para darle celos a su no-novio -Berry insistía en que no eran pareja, pero tú tenías tus opiniones- había resultado divertido hacerlo. Era raro, como cuando te apoyabas en Scherton y le besabas la tripa, aunque la reacción de la mujer zorro era sin duda mucho más intensa.

- Muchas ganas tienes tú de colarte en mi cama -dijiste, amenazante, apuntándola con el chupito y dedicándole tu mirada más perspicaz-. Pero ya hay alguien esperándome en ella; es mimoso, duerme poco y va a querer toda mi atención cuando me vea llegar.

El ragamuffin era un gato muy particular. Podía pasarse días sin acercarse a ti, perdiendo el tiempo entre los muebles de tu dormitorio o correteando por la bodega, pero cuando llegaba la noche si no estabas en la habitación se dormía en tu cama y esperaba a que llegases para acurrucarse a tu lado. Una costumbre, creías, de cuando tenías un mal día en la villa y pasabas horas con Eli. Era un gato muy listo, al menos cuando quería.

- Pero -acotaste- puedes acompañarme si quieres. Tengo unos cuantos camarotes vacíos en el barco y podríamos desayunar tortitas mañana. O gofres. Aunque me apetecen más tortitas, pero los gofres son mejores después de una borrachera. ¿Tú qué dices? ¿O eres más de repostería elaborada? El viejo Cabbage prepara unos milhojas con crema diplomática que te mueres, y si consigues que te entienda puedes pedirle lo que sea. Pero tiene que entenderte, porque es ciego y sordomudo. Bastante avispado, de todos modos; siempre se entera de todo. -Meneaste la cabeza, riéndote. Cabbage era un tipo peculiar-. Venga, adentro ese chupito. ¡Por ti!

Alzaste el vasito y bebiste de un trago antes de darte cuenta de que era crema de chocolate. Era muy suave, perfecta para terminar la noche en realidad, y algo peligrosa: Entraba demasiado bien. Algo dentro de ti te pedía beber otro chupito más. Quizá por eso te levantaste con apuro en cuanto terminaste.

- Vamos, vente, que te va a encantar mi barco. Es como un barco pirata, pero... Bueno, en realidad se lo robé a unos piratas -admitiste.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 15 Mar 2024 - 1:22}

La mink comenzó a reír tras escuchar sobre otra persona esperando, sin embargo, no ocultó su deseo de acompañarla de todos modos levantando sus hombros con soltura. No le interesaba si había otro, cuando a Berry se le ponía algo en mente era complicado sacarla de eso y si bien una habitación estaba bien ella sentía la necesidad de pasar la noche en compañía ya fuera en una misma cama o solo con estar cerca.

—Oh, no importa, me encantará conocerlo y dormir con ustedes o cerca de ustedes. Solo no me dejes sola esta noche, porque yo no pienso dejarte.—

Palabras simples para dar a entender que le cuidaría hasta asegurarse que estaba durmiendo sana y salva, un poco excesivo de su parte pero la mejor manera que tenía para decir que la noche había sido muy divertida y Alice se había ganado una atención especial. Bendición o maldición según a quien se le preguntase, pero bastante especial siendo que Berry pocas veces lograba plasmar en la realidad sus fantasías al menos las referidas a relaciones sociales.

Bebió el trago escuchando sobre un curioso individuo, junto a diferentes postres uno con nombres más graciosos que otros. La mink dudaba de como comunicarse con alguien que no podía escuchar, ver o hablar. ¿Quizás mediante electro? Sonaba un método demasiado violento como para intentarlo y tratar de escribir en su cuerpo tampoco aseguraba que conociera la escritura o reconociera un idioma. La zorra comenzó a idear un plan en caso de necesitar pedir algo en concreto.

—Tal vez siga tu recomendación y me encanta desayunar huevos con arroz para iniciar mis rutinas pero un permitido nunca viene mal luego de una fiesta. Me alegra no ser una molestia, me portaré bien, promesa de garrita.—

Respondió finalmente levantando su meñique y suponiendo que Alice ya conocería el modo de pedir esas cosas o al menos comunicarlo. Ante la insistencia de Alice, la zorra asintió siguiendo a esta pensando en lo que habían hecho y sin sacarle los ojos de encima, estaba algo alegre pero sabía que ese rubor en sus mejillas no era por tomar.

—¿Entonces robar a piratas no es malo? Yo pensaba hacerlo para reintroducir ese dinero a los civiles y las tiendas de las islas, a veces suena emocionante.—

Comentó tras enterarse sobre la procedencia del barco sin mostrar demasiados inconvenientes al hecho. Lentamente comenzaron a andar, la mink miraba a su amiga y apartaba la mirada solo para vigilar que nadie les siguiera o les esperase, chocando algunos postes en el camino por estar o demasiado concentrada en sus alrededores o en su defecto muy perdida en la mujer que inexplicablemente le robaba la atención.

—¿Recuerdas cuando nos conocimos? ¿Te has hecho más tatuajes desde que nos vimos? Este me lo hice con un mink que conocí y simboliza la amistad que forjamos. Si tuvieras más cabello podríamos hacernos alguno, no digo que tengas tantos como yo me encantas así...—

Berry comenzó a reírse al imaginar una versión mink de Alice, algo que era imposible o al menos no lo imaginaba. Mientras caminaban la zorra no pudo evitar preguntar algo, tal vez algo que deberían probar en un futuro. A la par que sus manos acariciaban los círculos y franjas doradas de su cuerpo, enseñando a Alice cada tatuaje con orgullo sin entrar en demasiados detalles de cada significado.

—¿Si la próxima vez nos tatuamos juntas? Puedo volverme humana y compartir algún tatuaje contigo, aunque no entiendo nada de tatuajes humanos. Sería una bonita experiencia y podrías enseñarme como funcionan.—

Berry desconocía el proceso doloroso y lo complicadovque sería tatuar su trabajado cuerpo, quizás ella no sentiría nada o tal vez fuese un martirio para ambas. Pero si fuese tan doloroso ¿Por qué Alice tendría tantos? Mientras estas preguntas invadían la mente de Berry esta había comenzado a caminar en cuatro patas sin darse cuenta tomando la postura de un perro guardian custodiando cada paso que la rubia realizaba.


Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 15 Mar 2024 - 13:42}

La idea de dormir junto a Berry no te desagradaba del todo, pero te gustaba dormir sin compañía. Casi siempre, al menos. Pocas veces habías dejado a nadie entrar en tu habitación y la sensación de vulnerabilidad en muchas ocasiones te había impedido descansar del todo. Además, aunque Berry hubiese dejado claro que no intentaría nada sin tu permiso tampoco estabas segura de no decir alguna tontería que acabase dando pie a otro momento incómodo. Lo mejor para ambas era estar cada una en una habitación. También por si la tripulación se la encontraba, no fuese a ser que pensasen mal de ti. Bueno, mal estabas segura de que ya pensaban desde la repentina aparición de Illje hacía un tiempo, pero peor.

- Te encantará tu habitación -afirmaste-. Es la que usa Hayato para guardar todo lo que me roba. Está llena de cojines, y de sábanas suaves, y de mantas calentitas. -Bien pensado deberías reclamarlas en vez de seguir comprando menaje, pero era una excusa para redecorar tu camarote constantemente-. Creo que hay alguna bata mía, pero no creo que sea de tu ta... ¡Berry! ¿Estás bien?

La mink se estaba chocando con muchas farolas y señales. ¿Estaría más perjudicada de lo que hacía ver? A lo mejo pretendía mostrarse fuerte pero se encontraba mal. Quizá por eso la insistencia de volver contigo. De todos modos no parecía que le estuviesen afectando demasiado los golpes que recibía -afortunada ella- y seguía un poco en su mundo. Incluso se cuestionó hasta qué punto estaba bien o mal robar a un pirata. Tú tenías más o menos claras algunas cosas al respecto, pero diste tu respuesta más honesta.

- Bien del todo no está -admitiste nuevamente-. Lo lógico sería buscar a los dueños de lo robado y devolvérselo, ¿pero a quién le devuelves una fragata? Lo más probable es que la hayan pagado, aunque sea con dinero robado, y no voy a hacerme cargo de venderla para devolver el dinero a gente que... De hecho, ni siquiera sé a cuánta gente habrán asaltado o matado para conseguirlo. O siquiera a cuánta gente habrían matado en general. Suelo intentar verlo como que lo he requisado, o que es un mensaje para cualquiera que vea el barco. -Te encogiste de hombros-. Aunque en realidad es una forma de aplacar mi conciencia, supongo. En el fondo los cazadores no somos mucho mejores que los piratas.

Un poco mejor sí que eras, pero tampoco creías que mucho mejor. Bueno, quizá algo mejor de lo que solías considerarte, desde luego mucho mejor que como te llegaban a considerar algunos marines cuando entregabas una cabeza sin cuerpo. Pero tampoco buena buena. La gente buena buena no mataba, ni saqueaba cadáveres, aunque fuesen de criminales. Tampoco tenía un congelador lleno de cabezas para entregar cuando fuese necesario.

Entre todo aquello Berry te distrajo preguntándote por tus tatuajes. Tú, distraída, te diste cuenta de que las líneas seguían brillando tenuemente. No te habías vuelto a tatuar desde la última vez que te habías topado con Illje, a excepción del emblema del Panteón en el gemelo. Aunque no sabías si contar ese entre tantos o dejarlo pasar.

- No me he hecho más, pero creo que tengo más que tú. Lo que pasa es que el de la espalda no lo has llegado a ver y el del pecho hoy en día solo se ve... Bueno. Casi nunca se ve. -Te lo habías hecho de adolescente, mucho tiempo atrás, aunque nunca habrías esperado ganar tanto busto tras ello-. Aunque es muy bonito, la verdad.

Quería tatuarse algo contigo. No entendiste eso de volverse humana, aunque preferías no preguntar. ¿Illje tenía también ese poder? No, ella había confirmado que tenía vestigios de su linaje, pero su apariencia respondía a un origen mestizo. Como no estabas muy fina para pensar en ese momento, solo contestaste:

- No es algo a lo que deba contestar borracha. -Tampoco tenías ni idea de si querías llevar tatuajes a juego con otra persona-. Tendrás que preguntarme otro día, cuando nos volvamos a encontrar. Por ahora, bienvenida a mi casa.

Señalaste una imponente fragata de color ceniza, anormalmente larga y cuya forma recordaba en cierto modo a una espada. La rampa estaba echada hacia la primera de las tres cubiertas, y unos pocos faroles alumbraban tibiamente la superficie mientras Georgie, el más joven de la tripulación, hacía guardia medio dormido. Tan agotado estaba que ni siquiera cuestionó la presencia de una segunda mujer en el lugar.

- Está sorprendentemente tranquilo -comentaste-. A estas horas suelen estar aún emborrachándose en la sala de descanso. Pero vamos, que te enseño tu dormitorio.
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 15 Mar 2024 - 20:10}

La mink pareció negar un poco antes de chocarse contra un rastrillo al puro estilo de una caricatura, pero el golpe le sirvió para tomar algo de aire, su caminata era accidentada pero disfrutaba de escuchar a su amiga. Aunque no estaba muy de acuerdo en dormir sola, necesitaba dormir con alguien sin saber bien la razón, quería dormir sintiendo a alguien a su lado como un cachorro que necesita dormir con su dueño al menos una noche. Un capricho, un deseo o algo que no llegaba a entender del todo pero no forzaría demasiado bastante la estaban invitando ¿O trataría un poco? La mente de la mink se dividía entre pedirlo o no, sin embargo se estiró como un cachorro para responderle con lentitud.

—Estoy bien, estos golpes no son nada, solo un poco idiota por el alcohol y los besos. Supongo que es parte de salir con una amiga y pasarlo tan bien, me he divertido tanto que hasta me cuesta aceptar dormir en habitaciones diferentes. ¿Si duermo debajo de tu cama? O a un costadito, tal vez puedas acariciarme un poco la cabeza hasta dormirme donde sea... necesito mimitos y hablo de caricias bonitas en mi cabeza o en mi cuello...—

La mink ya se había tirado panza arriba jugando a ser una especie de cachorro para luego reírse de su broma y volver a erguirse, esta vez con un paso algo más firme al ver la fragata y escuchar sobre las opiniones de Alice sobre robar. La zorra no pareció juzgarla, tenía sentido que no devolviese la fragata y al haber cazado a sus dueños parecía lógico que pudiera quedarse con su botín, una tradición entre los piratas y después de todo el dinero volvería a los civiles de un momento a otro mientras Alice siguiese gastando en los diferentes lujos que se podía dar. Le había dicho que le sobraba el dinero, se preguntaba si cazaba por cierto placer o también buscaba justificar su actividad entre una capa de moralidad. A Berry no le afectaba si Alice era una cazadora por pasatiempo o buscaba un bien mayor, era su amiga y eso era todo lo que le interesaba al menos aquella noche.

—Es curioso lo mucho que los cazadores y piratas pueden llegar a ser caras de una misma moneda, claro que los cazadores no realizan ciertas acciones pero no todos los piratas buscan robar y matar civiles. Muchos solo son piratas para viajar y otros solo buscan derrotar a gente fuerte, yo busco reducir la criminalidad pero si busco más en mi interior me atrae la idea de derrotar a personas fuertes y quedarme sus cosas para donarlas o invertirlas en negocios civiles. Un ladrón que roba a otro ladrón tiene cien años de prisión o algo así...—

La zorra comenzó a reír escuchando sobre los tatuajes de Alice, aceptando con la cabeza consultarle cuando estuviera sobria, tampoco tenía ganas de tatuarse a esas horas luego de tanta diversión el cansancio ya le estaba haciendo cerrar los ojitos mientras subía al barco en compañía de la rubia. Observó al joven guardia para luego alzar las orejas y olfatear alrededor por si reconocía algún aroma, uno familiar entre desconocidos pudo haber llegado pero su cuerpo estaba impregnado con el aroma de Alice cosa que le dificultaba seguir a alguien más que ella por la bonita fragata.

—Gracias Alice... no había tenido una noche tan divertida en años, me ha gustado salir contigo y todo lo que hicimos... te sigo ¡Buahhh! ¡Ñam Ñam! ¿Te quedas un ratito a hacerme compañía? Si no puedo dormir contigo al menos ayúdame a dormir...—

Entre el sueño y el alcohol Berry se había puesto algo mimosa pero más que su habitual lado pervertido solo buscaba colocar su cabeza a la altura de la rubia volviendo a caminar en cuatro patas mientras movía la cola de lado a lado. Incluso parecía una nueva mascota en la oscuridad de la noche, no era sencillo culparla tras toda la actividad, la alergia previa y el alcohol encima era incluso admirable que siguiese tan lúcida y no hubiera caído redonda en medio de la cubierta.

Alice Wanderlust
Alice Wanderlust
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios
https://www.onepiece-definitiverol.com/t25719-when-darker-the-ni

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {Vie 15 Mar 2024 - 22:15}

Berry insistió. Te costaba decirle que no, más aún en ese estado, pero optaste por mantenerte firme. Quizá tuviese algo que ver lo que había sucedido la última vez, aunque al contrario que Velkan, la mink no había confesado saber sobre la recompensa que pagaba Lewis por tu regreso a English Garden. Además ya no soy tan paranoico como en aquellos tiempos; habías demostrado sobradamente que podías hacer frente a cualquier amenaza. Con todo, querías dormir sola esa noche.

- No es una buena idea -repetiste-. Scherton es celoso y no le gusta la gente nueva. Es un poco especial a veces. Una vez Jimmy entró sin llamar a la puerta y hubo que darle puntos en el tobillo después de...

Te seguía haciendo gracia. El ragamuffin lo había mordido con tanta fuerza que le había producido un desgarro. Zion había exigido aplicar la ley pirata para aquella lesión, lo que implicaba una compensación en una parte extra de su siguiente botín. Cien mil berries menos a tu cartera, pero había merecido la pena solo por recordar a los miembros de la tripulación que la intimidad en el barco debía ser respetada. Especialmente la tuya, y más aún si el gato andaba cerca.

Por otro lado no dejaba de resultarte preocupante lo idealizada que tenía Berry la piratería. Convertirse en alguna clase de vigilante perseguida por cualquiera de los grandes poderes y enemistada con los emperadores del Nuevo Mundo estaba lejos de ser una vida tan bonita como ella lo planteaba, aunque esa meta de derrotar gente fuerte era más factible, en efecto, mientras no tuviese que preocuparse de nada más. O algo así, la verdad era que no podías fiarte de tu mente en esos momentos: Estabas borracha. Así que asentiste como si le vieses todo el sentido del mundo mientras terminabas de guiar a la mink hasta el camarote donde Hayato dejaba todas tus cosas.

Era peculiar. Muchos rosas palo, una cama con dosel y varios pares de pantuflas organizadas en gradiente de color. Cuadros que habías pintado adornaban las paredes -aunque esos los habías colgado tú, en realidad- y muchos cojines por todas partes de múltiples colores y formas. Era una habitación con cierto encanto, en realidad, aunque nunca habrías decorado de esa forma nada conscientemente. Aun con todo, era un buen dormitorio para invitados.

- Supongo que puedo quedarme un momento. -Te encogiste de hombros antes de sentarte al borde de la cama-. Anda, túmbate.

Una vez lo hiciera le acariciarías la cara. Luego detrás de las orejas, y la nuca. Los hombros con suavidad, un apretón en su mano algo suave, y de tus labios empezó a emerger una canción de cuna que te cantaban de pequeña. Más estable que hacía unos momentos, en una situación que dejaba a tu voz brillar mucho más, cantaste por varios minutos hasta que sintieses la mano de Berry aflojarse. Luego tocaba levantarse con cuidado, apagar la luz e irte a dormir tú también.

Dios, qué ganas tenías de dormir.
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry]  - Página 2 Empty Re: Noches de fiesta, neón y ¿Berrys? [Priv. Alice-Berry] {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.