¡10 años en activo! Hace ya 10 años que esta comunidad, todavía más antigua, encontró su lugar en OPD. Los tiempos han cambiado y los usuarios más antiguos han dado paso a las nuevas generaciones que hoy rolean, pero siempre con el mismo espíritu que nos vio nacer: Construir juntos la historia más grande jamás contada. Da igual si acabas de llegar o llevas una vida; si te quedas o te vas: Gracias por hacer de este foro un lugar mejor.
27/02La actualización ha terminado con éxito casi completo. Quedan cosas por pulir, pero en breves se solventarán.
27/02Hemos tenido un pequeño problema con las afiliaciones al cambiar de skin. Rogamos comprensión y un poco de paciencia.
27/02La lotería ha terminado. Ya no se pueden intercambiar más premios por este evento; gracias a todos por participar.
Búsquedas
Últimos Temas
Últimos temas
¿Donde está mi superior? [Pasado]Ayer a las 21:51Elyria Priscraft
El oasis de la oración [Priv. Grimm]Ayer a las 16:14Jaldabaoth D. Caprino
Christa ID Ayer a las 15:26Christa
Nuevos negocios [Privado Alpha]Ayer a las 15:10Hikari
Petición de experiencia y premiosJue 11 Abr 2024 - 8:36Claude von Appetit
Probabilidades y posibilidades. (Priv)Miér 10 Abr 2024 - 15:53Christa
Vanko [ID]Miér 10 Abr 2024 - 14:22Enolthar
Siguiente ronda


Ir abajo
Gobierno Mundial OPD
Gobierno Mundial OPD
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Vie 22 Mar 2024 - 16:02}

Asalto al tren de Benny D. Souto


One Piece Definitive

Puntos de salud: 28.000 (5.000 Souto, 5.000 Gas, 5.000 Goldy; 7.000 el tren, repartido en 500 por cada vagón, 1.000 la locomotora y 500 cada oficial).

Daño recibido: El tren de Benny D. Souto recibe daño de la siguiente manera: Atacar la estructura hace tanto daño como la destreza más su otro atributo de daño (fuerza, velocidad o precisión) menos 15. Cada técnica lanzada hace 20 puntos de daño por categoría (20 especiales, 100 definitivas). Los tripulantes ordinarios del tren pueden ser derrotados de un golpe o mediante técnicas como acción cerrada, perdiendo el encuentro 2 puntos de vida por cada uno de ellos. Destruir los 12 vagones quita 12.000 puntos de vida al encuentro.

Desanclar un vagón: Desanclar un vagón es una proeza de fuerza que requiere fuerza 10 más 1 rango por cada vagón amarrado. Desarmar el vagón 12 necesita fuerza 10 y el vagón 1 (mientras no se haya soltado lastre) fuerza 22. También puede ser roto atacándolo hasta hacerle 100 puntos de daño.

Calor: Cada tripulante derrotado incrementa el calor de un personaje en 5 puntos. Con 100 puntos de calor los oficiales se fijarán en él en lugar de en el personaje más cercano.

Situación: Es poco más de mediodía en Nanohana. El sol está en lo más alto y el mar en calma, hasta que las olas empiezan a tomar una forma extraña y más pronto que tarde el mar parece partirse en dos cuando dos altísimas columnas de agua se levantan alrededor de un extraño objeto que poco a poco se va acercando. Al principio resulta imposible discernir qué es, pero con cada minuto que pasa se distingue con mayor claridad la quilla de un barco y tras ella lo que parece una enorme chimenea que empieza a humear, al principio suave pero pronto va dejando una densa estela de hollín flotando en el aire.

A medida que la nave se aproxima algunos detalles van resultando más fáciles de discernir: Una sirena de acero en el mascarón de proa, enormes ruedas de paletas a los lados como si de un molino se tratase y, lo que es más escalofriante, sus grotescas dimensiones. Fácilmente el barco podría estar a más de un kilómetro y se ve como si estuviese muy cerca, aunque tampoco hay mucho tiempo para pensar en ello porque antes de que nadie pueda razonarlo la máquina llega a la costa y sale del agua, quedando su casco de hierro negro suspendido en el aire mientras las ruedas parecen atascarse por un momento en la arena, ralentizándolo pero no deteniéndolo, y sigue adelante sin piedad, atravesando cuanto edificio se interpone en su camino.

Lo verdaderamente perturbador comienza a verse momentos más adelante, y es que no es un barco: Es un tren, o algo parecido. Tras la locomotora, más parecida a un navío, hay al menos una decena de vagones también negros con cerca de cincuenta metros de largo cada uno, impulsados por dos pares de paletas rojas y con una plétora de cañones asomando por las ventanillas. Al principio no disparan, pero en cuanto se adentran al desierto y la los súper patos de la guardia de Arabasta empieza a darle alcance abren fuego, levantando densas nubes de humo y polvo. El destino del barco parece Alubarna, la gran capital del reino. A la velocidad que avanza no tardará más de unas horas en alcanzarla; si nadie detiene esta máquina quién sabe las consecuencias que podría tener para la isla.

Nota: Podéis utilizar a los súper patos para alcanzar el tren si queréis

Apariencia: El tren de Benny D. Souto es una aberración anfibia que une una locomotora y doce vagones, resultando en una gigantesca pieza de locomoción de más de quinientos metros de largo y casi quince metros de altura, siendo lo bastante grande como para albergar a un gigante sentado en su interior. La locomotora tiene forma de barco de vapor, si bien hay diversas decoraciones como la sirena del mascarón con diseño más clásico y las ruedas presentan un diámetro de diez metros, levantando la nave hasta un metro sobre la arena y moviendo enormes masas de polvo para avanzar. En los vagones, cada par de ruedas está situado al inicio y final de los vagones, que cuentan con 32 ventanillas por lado cada uno. De la mitad de estas sobresalen cañones de artillería, mientras que en las demás pistoleros disparan con rifles a cualquiera que se acerque demasiado.

La parte inferior del tren se parece enormemente a un barco, aunque está llena de escotillas y aliviaderos. De algunos de ellos hay cañones móviles, aunque desde cerca se puede ver que alguien los está moviendo manualmente y podría caber una persona por el hueco si se apartasen. También tienen puertas, aunque solo en las partes trasera y delantera y un poco más altas que la línea de flotación (es posible reconocerla porque el casco tiene mejillones hasta un determinado nivel).

En su interior hay cerca de tres mil soldados armados, acompañados de un oficial por vagón y en la locomotora el capitán mientras toca el acordeón. Benny D. Souto resulta particularmente llamativo porque posee una gran altura para un humano, hombros estrechos y una gran cintura que lo hace ver como si tuviese forma de huevo, una impresión a la que contribuye que vista pantalones y camisa blanca. Lleva tres botellas de licor café enganchadas en su fajín color mostaza, tres pistolas de chispa al cinturón y un estoque de duelo también colgando de la cintura. Junto a él sus dos lugartenientes, Goldy Marshall y Nolo D. Gas. Goldy es un joven de cabello dorado que viste un tocado de plumas y Gas es un gyojin bajito y regordete con nariz de trompeta y un bate hecho de coral en la espalda. No puede ver la ruta, pero curiosamente es el timonel.

Obstáculos: Cada asalto impar el tren de Benny D. Souto pierde gran parte de su velocidad a causa de chocar contra un pueblo, atravesar una duna especialmente grande o pasar sobre arenas movedizas, entre otros accidentes. Los personajes solo pueden alcanzar el tren durante estos turnos.

Etapas: El asalto al tren de Benny D. Souto cuenta con 5 fases, que se van activando cuando determinados eventos se suceden o sus puntos de salud bajan de una cierta cantidad. Estas son:

- Fase 1 – 25.000 puntos de vida: El tren de Benny D. Souto avanza libremente hacia la capital. Parece que nada puede detenerlo, arrollando todo a su paso. Cada personaje cercano recibe tres disparos de cañón por turno. Los que se encuentran en el interior del tren son atacados por 10 tripulantes, que descargan una combinación de 5 disparos y cortes de sable cada uno.

- Fase 2 – 20.000 puntos de vida o desacople de un vagón: Cuando todos los tripulantes de un vagón son derrotados o el enganche que lo une al resto del tren es destruido da comienzo la segunda fase. Durante esta los tripulantes comienzan a atacar con más furia, llegando a lanzar hasta diez golpes o disparos cada uno, y uno de cada 20 tajos de sable va potenciado con Haki de armadura. La canción de Benny D. Souto comienza a sonar en todos los rincones del tren, reduciendo en un rango la agudeza de cualquiera que pueda escucharlo.

- Fase 3 – 15.000 puntos de vida, desacople de la mitad de los vagones o asalto a la locomotora: Cuando un personaje se monta en la locomotora, la mitad de los tripulantes son derrotados o se suelta el enganche del vagón 6 con el 7 (dejando al tren con 6 vagones) inicia la tercera fase. Durante esta cualquier medidor de calor se reinicia y toda la tripulación restante comienza a moverse hacia la locomotora, atacando a cualquiera en su camino con una treintena de golpes y disparos, de los cuales uno de cada diez va impregnado de Haki. Benny bebe el contenido íntegro de una de sus botellas, cayendo muerto y levantándose como un gigantesco polluelo. Todos los oficiales llegan a la cubierta de la locomotora y atacan a los personajes presentes en ella mientras Benny D. Souto canta una canción que, además de los efectos anteriores, reduce un rango la velocidad y destreza de quienes lo escuchan.

- Fase 4 – 10.000 puntos de vida, desacople de 7 o más vagones o derrota de uno de los lugartenientes: Si Goldy Marshall o Nolo D. Gas caen durante el combate o más de 6 vagones se han perdido da comienzo la cuarta fase. Benny D. Souto bebe su segunda botella de licor café, muriendo de nuevo y regresando de inmediato en forma de gran cisne, ganando poder. En este momento deja de tocar su acordeón, lo cual devuelve sus atributos a los personajes afectados, pero el repentino silencio hace que sus atributos físicos (fuerza, resistencia, velocidad, agilidad) se reduzcan un rango y queden vulnerables a los ataques Híper succión y Aerochorro, no pudiendo evitarlos si son objetivo de estos. Los oficiales de la tripulación vuelven a atacar a los personajes con mayor nivel de calor, mientras que los demás tripulantes lanzan diez golpes y disparos a cada personaje presente.

- Fase 5 – 5.000 puntos de vida, desacople de la totalidad de los vagones, derrota de ambos lugartenientes o muerte de Benny D. Souto antes de beber su primera botella: Benny D. Souto hierve de furia, bebiendo tantas botellas como necesita para renacer en su cuarta y definitiva forma de cisne fénix, echando a volar de inmediato envuelto en un manto de llamas. Durante esta fase no provoca ninguna penalización de atributos, pero cada 3 asaltos inicia su Canto de llamas. En esta fase recibe la mitad de daño y no puede ser dañado sin el uso de Haki de armadura; también tiene un punto débil en el lomo donde recibe 50 puntos de daño por golpe, pero toda su espalda está envuelta en llamas. Los oficiales y lugartenientes restantes centran su atención total en el personaje que haya forzado el cambio de fase, atacándolo con todo lo que tienen.

Oficiales: Los oficiales de vagón del tren son los siguientes:

Oficial de vagón 1: Kirk “Ojeras” Johnson es un espadachín ciego, pero probablemente se trate del más peligroso miembro de la tripulación gracias a su ambivalente control del Haki. Va vestido con un sencillo pantalón verde y chaleco naranja, cubriendo su ceguera con unas gafas ahumadas redondas. Posee los ataques siguientes:

- Bloody Mary: Kirk lanza un iai, desenvainando rápidamente y volviendo a envainar, cortando su mano izquierda en el proceso y derramando un chorro de sangre que se extiende rápidamente. Al impactar, la sangre se prende en llamas. Kirk realiza este ataque una vez cada cuatro asaltos.

- Guinness Lump: Con el pomo de la espada Kirk dispara una onda punzante hacia delante. Luego lanza una onda cortante mucho más rápida. Al chocar ambas causa una explosión de ondas cortantes hacia delante que cubren fácilmente diez metros de radio. Kirk utiliza este ataque cada tres rondas, a no ser que fuese a utilizar Bloody Mary.

- Midleton Ease: Kirk, con la espada desenvainada, lanza hacia delante un tajo en forma de Z a corta distancia, pudiendo cortar a quien se encuentre cuerpo a cuerpo y derribándolo. Kirk utiliza este ataque cada dos turnos, a no ser que fuese a utilizar Bloody Mary o Guiness Lump.

Todos los turnos, independientemente del resto, Kirk lanza diez potentes tajos hacia el personaje con mayor nivel de calor de todo el vagón.

Oficial de vagón 2: "Perro Loco" Morgan es un hombre que huele a rayos y tiene un aspecto salvaje, aunque es uno de los hombres de confianza de Benny. Woody, su "pequeño" lobo, siempre le acompaña y son unos expertos rastreadores. Morgan es algo más bajo que la media, y siempre lleva una gabardina gris sucia deshilachada, y Woody es algo más grande que una yegua, aunque es una cría.

- Ataca, chico: Una vez cada cuatro asaltos Morgan ordena a Woody que ataque. El lobo se abalanzará contra su objetivo para darle siete dentelladas tan fuertes que pueden atravesar el Haki de armadura con facilidad.

- Andanada: Una vez cada 3 asaltos Morgan descarga su revólver en una rápida sucesión. Cada una de estas balas puede estallar en el aire produciendo una deflagración de metro y medio de diámetro al impactar.

- Atrapa, chico: Morgan lanza un pedazo de carne contra un personaje una vez cada dos turnos. Siempre acierta. Tras eso, Woody se abalanza para comer de la carne. Deshacerse de la carne antes de que el lobo lo alcance para darle una dentellada hace que durante ese turno pueda lanzar la mitad de golpes. Cada turno que el jugador mantenga la carne lejos de Woody, el animal seguirá tratando de morderlo, pero por cada trozo que consiga comer aumenta en uno el número de mordiscos de “Ataca, chico”.

Todos los turnos, independientemente del resto, Morgan trata de atrapar las piernas de sus objetivos con su látigo.

Oficial de vagón 3: Munchausen el Dinamitas. Un hombre algo viejo, de rostro arrugado y pelo canoso. Siempre se está riendo de forma desquiciada, y gracias a ello se le puede observar que le quedan solo tres dientes, siendo uno de ellos negro. Lleva un chaleco plagado de dinamita y un sombrero de ala ancha. Es experto en explosivos.

- Violencia innecesaria: Cada 4 asaltos Munchausen lanza una ristra de barrenos que incendian por completo el vagón, costándole al tren 100 puntos de vida cada vez. Tras la tercera vez solo hay espacio para pelear contra él en cuerpo a cuerpo.

- Comefuegos: Cada tres asaltos Munchausen traga pólvora, expulsando un eructo explosivo que no puede ser esquivado por nadie mientras esté cuerpo a cuerpo.

- Yippi kai yeah: Cada dos asaltos Munchausen lanza con la mano un petardo-ratón que corre por el suelo. No hace demasiado daño, pero podría activar otras habilidades.

Cada asalto, además de sus demás habilidades, Munchausen riega el suelo con pólvora concentrada que, de no barrerse, podría provocar un desastre.

Oficial de vagón 4: Wilma es semigyojin, y una excelente domadora. Todavía no ha habido animal —ni hombre— que se resista a sus habilidades de monta, y le tiene especial cariño a su maratónido Alfredo, un búfalo con cola de delfín capaz tanto de nadar como de correr. Lleva un chaleco con flecos y una larga trenza rojiza. Además, su piel es de color cian, y no soporta los espacios cerrados.

- Auxilio: Cada cuatro asaltos Wilma supera su odio a los espacios cerrados para dar apoyo a un oficial de cualquier otro vagón por un turno, atacando a la persona con mayor amenaza a la que aún no haya atacado.

- Transporte: Cada tres asaltos Alfredo recoge al último oficial que haya sido dejado atrás, siempre que este siga consciente, y lo devuelve a la pelea.

- Carga: Cada dos asaltos Wilma y Alfredo cargan contra cualquiera que esté cerca de ellos alrededor del tren.

Todos los asaltos, además de sus demás habilidades, Wilma se mueve hacia el vagón en el que haya más personajes.

Oficial de vagón 5: Pistolo. Un forajido de los que ya no quedan. Su rostro siempre oculto por un amplio sombrero y un pañuelo, dejando a la vista solo sus ojos. Viste un poncho y ropas polvorientas, junto a un cinturón donde guarda su revólver. Es el pistolero más rápido y letal de todo el grupo.

- Sombra: Pistolo desaparece en medio de una nube de humo durante un asalto cada cuatro turnos.

- Espíritu del oeste: Pistolo dispara dos revólveres al mismo tiempo una vez cada tres asaltos. Sus doce balas hacen quiebros en el aire, de modo que el Haki de observación no puede detectar su trayectoria.

- Cuchillada fantasma: Cada dos asaltos Pistolo saca su cuchillo de supervivencia para apuñalar al personaje con más calor del vagón. Si no está a la vista de los personajes en su lugar es un disparo a bocajarro, apareciendo a su espalda.

Cada asalto, además de sus demás ataques, Pistolo dispara dieciocho balas repartidas entre todos los personajes del vagón.

Oficial de vagón 6: Wabawaba es un poco tonto. Se ríe por todo, aunque no tenga gracia, y a veces le cuesta hablar o expresarse. También suele tener la mirada perdida. Aún con todo, es apreciado por el grupo, y es muy leal. Viste con un taparrabos, dejando el resto de su musculoso y torneado cuerpo a la vista. Tiene la cabeza rapada, siempre lleva una caña de pescar y, además, es negro.

- Mayal cebado: Cada cuatro asaltos WabaWaba atrapa al personaje con más calor del vagón usando su caña y lo sacará por la ventana, atrayendo a Alfredo si Wilma está ayudando a alguien, haciendo que el animal entre al vagón (rompiendo parte de este) para que cargue contra los demás personajes. Este ataque no hace daño, pero marea un poco e impide utilizar técnicas durante el siguiente asalto.

- Cesta de peces: Wabawaba lanza peces de la cesta especial de Munchausen a la gente. Estos explotan al contacto, destruyendo parte del suelo y siendo bastante peligrosos. Utiliza este ataque cada 3 asaltos.

- Dale caña: Wabawaba es un maestro espadachín, o no, y una vez cada dos asaltos parece lanzar una poderosa onda cortante con su caña. Si esta es realmente una onda o el sedal se desconoce, pero podría tirar abajo una casa con ese tajo.

Todos los turnos, además de sus otras habilidades, Wabawaba inspirará a sus compañeros de vagón (incluyendo oficiales) con una pose heroica, duplicando la cantidad de golpes que lanzan y permitiendo que lancen sus habilidades más poderosas siempre que no acaben de usarlas.

Oficial de vagón 7: Lucy. Es una vidente enigmática que siempre parece saber más de lo que dice. Lleva un vestido largo y oscuro y tiene los ojos cubiertos por un velo. Es una experta en el arte de la adivinación, capaz de leer las cartas del tarot y prever el futuro con precisión.

- El futuro: Lucy lanza una carta al suelo cada cuatro asaltos. Esta no hace nada en el vagón, pero otorga una potenciación al azar a alguno de los oficiales en los vagones 1 al 6.

- El presente: Lucy lanza una carta al suelo cada tres asaltos que le permite utilizar una habilidad cualquiera de uno de sus compañeros oficiales.

- El pasado: Cada dos turnos Lucy lanza una carta al suelo. Tras hacerlo gana una habilidad cualquiera de un oficial ya derrotado.

Cada asalto, además de sus otras habilidades, Lucy lee el futuro del personaje con más calor de su vagón. El resultado puede ser provechoso (10%), negativo (80%) o nefasto (10%). Si resulta ser provechoso Lucy se retirará del combate, si es negativo lanzará sus cartas como si fuesen potentes cuchillas y si es nefasto un miembro al azar del trío monstruoso se desplazará hasta su vagón.

Oficial de vagón 8: El embaucador Willas Wallace. Lleva un traje elegante y un sombrero de copa, además de una sonrisa encantadora. Cuando se acerca a ti, no es raro pensar que es un hombre capaz de convencerte, con su mero talante, de hacer casi cualquier cosa.

- Únete a mí: Willas te ha calado. Sabe por qué estás aquí, y va a ayudarte. Una vez cada cuatro asaltos las palabras de este embaucador calan tan hondo en el personaje con más calor que lo vuelven en contra de los demás personajes durante un asalto.

- Tienes una sonrisa preciosa: Willas realiza un piropo muy acertado a un personaje del vagón al azar una vez cada tres asaltos, provocando que dude en atacarlo y perdiendo 5 golpes de su turno y siendo incapaz de utilizar técnicas contra él ese asalto.

- Siempre me ha gustado la gente interesante: Willas, cada dos asaltos, imita la última técnica que se haya utilizado contra él. Incluso si se trata de una habilidad de fruta del diablo encontrará la manera de hacer algo lejanamente parecido y, probablemente, bastante cutre, pero espectacular e igual de destructivo.

Cada asalto de combate Willas hablará, sin más. Es muy simpático y cuenta grandes anécdotas, pero habla mucho y es agotador. Cada asalto mientras  hable cuesta 5 puntos de energía a cada jugador que pueda escucharlo.

Oficial de vagón 9: Doc, Muelitas, Viejo Pervertido... Llámalo como quieras, pero no le llames para curar tus heridas. Era odontólogo antes de unirse a Benny y los demás, y desde entonces se ha convertido en lo que viene siendo lo más parecido al médico de la banda. Suele llevar ropas manchadas de sangre, nunca suya, y tiene cierta fascinación por romper los dientes de los demás con su martillo para comprobar reflejos.

- Hora de la lobotomía: Cada cuatro asaltos Doc saca sus garfios de salud mental, como los llama él, y se abalanza sobre el personaje con mayor calor del vagón. Durante el primer momento consigue meterle el gancho en la nariz, y si otro personaje no lo ataca durante el asalto siguiente tocará cerebro suficiente para dejar inconsciente a su víctima. El personaje queda indefenso hasta que es rescatado.

- Buenos reflejos: Doc lanza su martillito como si fuese un búmeran, aunque golpea con fuerza abollando el tren y rebotando por todas partes hasta golpear (o intentarlo) a todos los personajes del vagón. Realiza este ataque cada tres asaltos.

- Por eso ya no puedo ejercer la medicina: Doc ataca cada dos turnos con un serrucho oxidado, lanzando un tajo tan fuerte que raja el suelo, haciendo que por un momento salte un potente chorro de arena a presión desde debajo de él.

Cada turno, además de sus otras habilidades, Doc lanza una ampolla de químicos contra cada personaje en el vagón. El líquido es altamente irritante y provoca úlceras en la piel.

Oficial de vagón 10: Rufus es... peculiar. Hay quién diría que está algo ido. Una vez casi mata a sus compañeros intentando cazar a una mosca ametrallándola. En general, su respuesta siempre suele ser ametrallar algo. Está enamorado de su arma y siempre puedes encontrarle vestido con un mono azul de mecánico lleno de aceite mientras limpia y engrasa su ametralladora, Gladys.

- Ametralladora: Cada asalto, Rufus dispara veinte balas más que el asalto anterior, repartidas entre los personajes. No hace mucho más, el pobre.

Oficial de vagón 11: Dick Dicks Dickinson, el futuro de la tripulación. Es el compañero más joven, y también uno de los más prometedores. Se trata de un adolescente, casi un niño, rubio con el cabello corto, que siempre lleva un antifaz en la cara y un traje de rayas blancas y negras horizontales. Su juego favorito es "polis y cacos", y nunca duda a la hora de disparar a quiénes pretenden atraparle.

- Soy Dick Dickinson, miradme todos: Cada cuatro asaltos Dick Dickinson despierta su verdadera naturaleza, tornándose una suerte de gran seta de oro que libera extrañas esporas con diversos efectos, desde explosivas hasta de sabor caramelo. Tras esto vuelve a la normalidad.

- Say hello to my Little Friend: Dick Dickinson cada dos asaltos lanza una nube de aspecto rosado que en realidad es una muy lenta onda cortante, pero con aroma de algodón de azúcar.

- Es amarillo y corta: En el primer asalto Dick saca del bolsillo de su pantalón un gran plátano-espada de cerca de un metro (nadie sabe cómo no pudo verlo antes) y empieza a lanzar tajos en todas direcciones. Realiza este ataque todos los turnos además de sus otras habilidades.

Oficial de vagón 12: Alto, fuerte, grande. Tan duro como la piedra y tan ágil como un lince es todo lo contrario al esmirriado y siempre enfermizo Jam. Este hombre es bajito, enjuto, y no es particularmente demasiado buen luchado, pero tiene una habilidad sorprendente: su suerte. Suele tener mucha suerte, salvo con las enfermades. Entre sus gustos se cuentan saltar a la comba, mirar a las parejas que pasean por el parque y comer plátanos.

- Hora de la siesta: Cada cuatro asaltos, Jam se echa a dormir por otros dos.

- Momento del potasio: Cada tres asaltos, Jam come un plátano.

- Tiempo de estudio: Cada dos asaltos, Jam se pone a leer hasta el siguiente turno.

Cuando despierta de la siesta, si ha podido leer tranquilamente y comerse su plátano sin complicaciones, Jam será una musculosa bestia capaz de doblegar el cuerpo y el espíritu de cualquier luchador con habilidades por ahora desconocidas.

Ataques: Además de los ataques de los oficiales, los jugadores deberán enfrentar durante el asalto al tren de Benny D. Souto los siguientes:

- Turba: Cada turno todos los personajes que se encuentren dentro de un vagón son atacados por 10 tripulantes (a no ser que no queden suficientes) que descargan una combinación de cinco espadazos y tiros contra el jugador. Estas cantidades aumentan durante las fases 2 y 3, aunque vuelven a la normalidad durante la fase 4.

- Fuego de artillería: Cada turno todos los personajes cercanos al tren reciben tres disparos de cañón por turno y, quizá, algunos disparos.

- Canción de valor: Cada tres asaltos la canción de Benny D. Souto resuena en todo el tren, haciendo sus ataques más dañinos y permitiendo lanzar un golpe extra cada uno durante un turno.

- Serenata relajante: Una vez cada cinco asaltos, la canción de Benny D. Souto resuena en todo el tren volviendo menos combativos a los personajes por un momento, que pueden lanzar la mitad de golpes el turno en que la escuchan.

- Medidas desesperadas: Una vez cada cuatro asaltos un cañón al azar se retira de la ventanilla y apunta hacia dentro, disparando contra un personaje dentro del vagón. Este disparo deja fuera de combate a diez tripulantes y cuesta 20 puntos de salud al tren, pero no puede ser esquivado.

- Chorro de arena: Las paletas del barco-tren levantan un poderoso chorro de arena que hace muy difícil llegar hasta el casco por arriba. Cada turno los personajes encima de un vagón pierden 10 puntos de energía.

- Carga masiva: Si un vagón se queda sin tripulantes y su oficial sigue en pie saltará al vagón anterior, rompiendo él mismo la unión y enfocándose en el segundo personaje que más calor haya acumulado.

Llamada de auxilio: Si en un vagón no hay personajes y en uno contiguo sí los tripulantes y su oficial se moverán hacia él. En caso de haber algún personaje con calor superior a 200 cualquier oficial que no esté peleando se moverá hasta el vagón en el que se encuentre el invasor.

Ataques del trío monstruoso: Benny D. Souto y sus lugartenientes están muy por encima de los demás tripulantes de la nave, incluyendo los oficiales. Las habilidades que utilizan durante el combate en la locomotora son los siguientes:

- Flechas de Cactus: Cada asalto de combate Goldy Marshall dispara una flecha de Cactus contra un enemigo. Acierte o falle, esta lanza una decena de espinas al impactar en todas direcciones.

- Sand Splash: Aprovechando su trompeta Nolo D. Gas absorbe la arena a su alrededor y la escupe en forma de esquirlas de cristal que salen disparadas como potentes dardos. Todos los turnos en los que no realiza otro ataque ataca de esta forma.

- Cañón de aire: Goldy Marshall dispara bombas de aire comprimido desde la palma de su mano robótica una vez cada tres asaltos, además del resto de sus acciones.

- Garrote coral: Nolo D. Gas se arma con su garrote y golpea el suelo de cubierta. El temblor que genera es suficiente para desestabilizar a cualquier personaje que no posea agilidad 10 o superior. Hace esto cada 4 asaltos.

- Lucero del alba: Nolo D. Gas absorbe arena y expulsa púas de cristal que se clavan en el garrote. Los golpes con esta arma dejan esquirlas en el cuerpo de la persona golpeada, impidiendo que se mueva cómodamente y perdiendo un golpe por asalto.

- Abrojos: Goldy Marshall dispara una salva de flechas al suelo que estallan al impactar, dejando el suelo de pequeñas púas que dificultan el movimiento. Realiza esto cada cinco asaltos, y ese turno no puede hacer nada más.

- Rattlesnake: Goldy Marshall levanta su mano izquierda, que muta en una ametralladora. Dispara una salva de 50 balas explosivas una vez cada 7 asaltos.

- Híper succión: Una vez cada tres asaltos Nolo D. Gas apunta con su nariz de trompeta a un enemigo, que si no se aleja inmediatamente se verá atraído hacia el gyojin y quedará pegado a él. Durante el asalto que dura esto ni Gas puede esquivar al personaje ni el personaje puede esquivar ningún ataque dirigido a él.

- Aerochorro: Goldy Marshall dispara un chorro de aire y arena lo bastante fuerte para tirar a un personaje por la borda, mientras no sea gigante. Puede realizar esta acción una vez cada cinco asaltos.

-Canto de llamas: Solo durante la quinta fase, cada tres turnos Benny D. Souto lanza un canto letal que paraliza al personaje con mayor acumulación de calor durante un asalto entero, no pudiendo esquivar ni bloquear. Tras este canto el personaje pierde todo su calor.

- Fuego de cisne: Solo durante la quinta fase, algunas de las plumas de Benny D. Souto se desprenden cada turno, cayendo sobre todos los jugadores un manto de fuego. Este puede causar quemaduras graves si persiste durante un asalto en contacto con un personaje.

- Cuchillas de rapaz: Cada dos asaltos, sin pisar suelo, Benny D. Souto trata de agarrar con sus patas a un personaje al azar para dejarlo caer fuera del tren. Esta acción provoca que parte de la cubierta se rompa, resultando imposible caminar por ella de ese momento en adelante.

Premios por participar: Los premios que obtiene cualquier personaje que participe son los siguientes:

- Despertar un Haki cualquiera (salvo Haki del rey) si se dan las condiciones apropiadas, o una técnica genuina.

- Fortaleza rango D o menor adicional, relacionada con las acciones llevadas a cabo, rango B si tu personaje es menor a nivel 20.

- Si tu personaje es menor a nivel 20, una técnica mítica de tu elección.

Premios por victoria: Los premios que obtiene cualquier personaje que participe si Benny D. Souto es derrotado son los siguientes:

- Un objeto cualquiera del alijo de Benny D. Souto, de calidad mítica o inferior.

- 10.000.000 de berries como agradecimiento de la Familia Real de Arabasta.

- Incrementar un Haki cualquiera (salvo Haki del rey) menor a nivel 3 en un nivel.

Consecuencias: Durante este evento no hay consecuencias permanentes que el jugador no elija.
Freites D. Alpha
Marinero
Freites D. Alpha
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Vie 22 Mar 2024 - 16:20}

Y allí estas tú, capitán… estas en todo el medio del desierto, un par de días antes de lo que se rumorea que será la ruta donde pasara el gran vehículo demoniaco. El gran tren donde están aquellos grandes monstruos del gran Benny D. Souto. Colocas rodilla al suelo y sonríes. Suzaku está detrás de tú y Susano vuela en círculos sobre tu cabeza, antes de aterrizar en tu cabeza. Tu sonríes, pensando. Pensando en todo lo que podría pasar. Es una oportunidad única, la oportunidad de tomar un buen botín desde hace un buen tiempo ya. El hambre de batalla te gana. Tu yo interior ruge con furia a la espera de dignos oponentes que puedan saciar esa hambre de ti. Aquellos que puedan ocupar tu cuerpo, mientras tu mente recibe todo el placer y el éxtasis de la batalla.

Si pequeño, es momento de la batalla.

- Es bueno tener un gran espacio donde correr después de un largo tiempo. – Te dice Suzaku con toda la calma del mundo. - ¿Deberiamos llamar a todos?

- Yo hare el llamado… quien quiera responder, que lo haga. – Dices mientras tomas un puñado de arena y lo estrujas entre tu mano. -  Nadie está obligado a responder, los Conquerors son libre de hacer lo que quieran.

- Pero tú eres el Warchief, Alpha.

- Lo sé. Pero esto es un capricho mío más que otra cosa. – Dijiste, mientras observabas la arena caer de tu mano. – Además, hace tiempo quería venir a Arabasta.

- ¿Un nuevo pecado? – Pregunta ella.

- Sí.. Es momento del sexto. – Respondiste con tranquilidad. Luego, subiste al lomo de tu fiel compañera. Mirando hacia el horizonte.

- Hacia donde, Alpha.

- Nanohana…

Y al llegar, dias despues, el panico de la gente te despierta.


Última edición por Freites D. Alpha el Vie 22 Mar 2024 - 17:14, editado 1 vez


Datos Importantes:


[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue WY68nw0

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue G5wYgn7b_o
Judy
Judy
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Vie 22 Mar 2024 - 17:07}

¿Cuánto tiempo había pasado desde aquella fuga? Vete tu a saber. No me había quedado nada, salvo bueno, mi objeto más preciado y que siempre iba conmigo en mi bolso. Ahora mismo era un prófuga de la justicia, y todo por tratar de ganarme la vida y no morirme de hambre  ¿Es eso pecado? Estaba cansada de todo y de todos; del por culo que daban los piratas con sus estúpidas exigencias, midiéndose el pito cada dos por tres demostrando así sus carencias; a los marines hablar de libertad y justicia y siendo los más desgraciados del patio siempre, al igual que los legionarios. Me daba todo igual, afortunadamente me había logrado escapar en aquel barco como polizona hasta llegar a Arabasta  donde poquito a poco y mediante trabajos de poco lustre, a modo de mercenaria por cuenta de otros, así mismo como chapucera a domicilio, iba sacando berries para ir comiendo día a día.

Pero no era eso lo que quería, además, en Nanohana no pasaba nada o.....¿que demonios es eso? ¿ Y ese ruido?. Me encontraba en los muelles, viendo como la gente se agolpaba, y otra de repente comenzaba a correr tierra a dentro. No sabía que estaba pasando, pero a lo lejos se podía ver venir algo con gran rapidez. Era enorme, hasta el punto de que el mar se separó por él....eso era ¿ un tren?. Abrí los ojos como platos y salí por patas corriendo ciudad adentro, tratando de apartarme de ir en línea recta para que aquella mole no me reventara la vida. Aquello era una puñetera locomotora, y nada más ver que había descarrilado contra la arena, no fue así, pues siguió avanzando tierra adentro...Se dirigía a ALUBARNA. Espera, esto no es algo bueno, aquí esta pasando algo gordo. O ese tren estaba secuestrado o algo realmente raro sucedía en su interior, había que probar suerte, igual sacaba dineros.

Así que durante todo el caos del momento aproveché para irme a una estación de patos, los cuales corrían por todos lados despavoridos, al igual que los Nanohanos. En un descuido, trinqué las bridas de uno, y me subí rápidamente e él.

-Venga patito, tu no quieres estar aquí ni yo tampoco, arre, a por ese bicho de metal y te daré un  pescado, promesa.

El pato quedó confuso, pero si entendió lo del pescado, y raudo como un correcaminos empezó a correr tras aquel engendro de metal que corría dirección a la capital. Ahora solo había que ver donde demonios " subirse". Así que busqué un hueco, y me subí al vagón 10

Resumen:


Última edición por Judy el Vie 22 Mar 2024 - 17:36, editado 2 veces
Nia
Recluta
Nia
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Vie 22 Mar 2024 - 17:33}

¡Dioses! Que bien sabe el juguito de naranja fresquito por la mañana en una terracita en Nanohana. Era el día en el que libraba, ya que el comodoro había quedado bastante contento por la misión que había cumplido semanas atrás. Que bien me sentía en Arabasta, a pesar de que todo el mundo estaba ahogadito de calor, yo estaba casi casi como en una nevera. Estaba con mi atuendo de civil, de top blanco y falda añil con una pañoleta atada a la cabeza ya gafas de sol. Era el día perfecto.

Se agradecía tener mi poder libre nuevamente, y ver como la Marina volvía a apreciarme. Esperaba que Al Naion estuviera orgulloso esta vez, aunque  recobrar su confianza era algo duro. Aún así me estaba ganando los galones con orgullo, que ya es mucho más de lo que podían decir los que habitaban en el cuartel. Fuera como fuera estaba allí, de relax, hasta que empecé a ver como la gente escapaba procedente del puerto hacia el interior, algunos incluso se arrojaron al desierto. El vaso con zumo vibraba, hasta el punto de que me tuve que levantar debido a todo el tumulto. Me acerqué al puerto, de donde todos escapaban, hasta que lo vi llegar. Una gran mole metálica.. un maldito tren, que se movía a través de las aguas y estaba a punto de tomar tierra.

-Pero que demonios...-
dije antes de salir corriendo junto al resto.

El tren impactó en la arena, y no contento continuó su camino, destrozando todo hacia la capital, Alubarna. Ese tren era jodidamente extraño. ¿ Que demonios era o quien lo pilotaba?. No iba a quedarme allí quieta.

-Ala...a la porra mi día libre-dije colocándome bien las gafas de sol mientras corría tras la estela del tren. Este ya estaba a las afueras, y generando una gran polvareda, se iba alejando de Nanohana. Tenía que subirme allí como fuera. Había unos patos, el transporte ordinario, pero por suerte yo tenía el mío propio. Comencé a emanar el calor desde mi interior, conteniéndolo hasta que mi tez se volvió roja y el humo brotaba por encima de mis hombros y cabeza. Puesta a punto hecho. Doble las piernas y me implulsé hacia adelante, y como el pitorro de una olla a presión, salí disparada contra el vagón 12 del tren, al cual me agarré a un saliente con una mano.

-Espero que esto valga la pena.

Resumen:
Claude von Appetit
Desconocido
Claude von Appetit
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Vie 22 Mar 2024 - 19:43}

La brisa de la mañana y la sombra bajo los techos de adobe casi consigue mitigar el asfixiante calor de Arabasta. Esta isla tiene algo que me atrae de manera constante, que me cautiva como solo el desierto puede hacerlo. Me maravilla. Volvería a perderme si pudiera en sus dunas, dormiría de nuevo con los nómadas y hablaría de libros con cualquier chiquilla amante de las novelas románticas. El recuerdo de los buenos tiempos bajo el sol me lleva a sonreír por un momento, pero su voz me enerva una vez más. Pretende retarme, yo lo sé, pero no voy a caer ante sus provocaciones. Intentando ignorarlo, recojo mis armas y me las encinto. Otra vez. ¿Es que no va a parar?

- Ten más cuidado -amenazo, apuntándole con el cuchillo-. Este mundo se divide entre patos y gallos, y tú no eres precisamente un gallo.

- ¡Cuak!

Grito de la frustración. El graznido del súper pato me saca de mis casillas casi tanto como que hayan interrumpido mi interrogatorio solo porque un tren está pasando por la ciudad o algo así. Debe ser una novedad en Arabasta el tráfico ferroviario, porque no me han devuelto ni a la celda antes de marcharse todos corriendo. Excepto Haquim. Haquim ha sido aplastado por una de las ruedas del tren, junto con gran parte del edificio. De hecho Monty, el pato gigante, solía ser su montura, aunque creo que todavía no sabe que su jinete ha muerto. Tampoco he intentado explicárselo; al contrario de lo que mucha gente piensa, los patos no son especialmente elocuentes. Podría pasar horas tratando de hacerle entender que a Haquim le ha pasado por encima un tren, pero si aún no he conseguido hacerle entender que las cosas que estoy robando del almacén son mías -al menos la mayoría- no creo que lo otro sea más fácil.

- ¡Cuak!

Le saco la lengua, pero intenta mordérmela y tengo que echar el cuerpo hacia atrás. Su pico al cerrarse suena como una claqueta, es gracioso, pero tampoco va a ser fácil explicarle qué es una claqueta, así que sencillamente paso de él y me voy. Él sin embargo no está de acuerdo y me sigue hasta que salgo por la puerta. También después, todavía graznando, pero lo ignoro. Acabo de ver una cosa que capta por completo mi atención, así que pongo todos mis sentidos -salvo el gusto, no soy mucho de ir lamiendo cosas porque sí- en examinar lo que parece una larga línea de escombros. Hay muchos motivos por los que esto podría suceder, pero me inclino a pensar que el tren tiene algo que ver.

- En fin, mala suerte, parece que... ¡Oye!

Monty ha metido su hidrocefálica cabeza por entre las tiras de mi bolso y antes de darme cuenta estoy en mitad del desierto, caminando de espaldas intentando mantener el ritmo del maldito pato. Finalmente consigo dar un tirón a la correa y lo hago caer con las patas hacia arriba y el pico clavado en la arena. Le doy una patada, molesto, y me pongo a caminar de vuelta a Nanohana hasta que escucho la sirena de un tren. ¡Cierto, el tren! Alguien tendría que hacer algo, y por supuesto ese alguien podría ser yo... Aunque dudo que quien sea que comande un cacharro tan grande sea digno de un duelo contra mí. Al fin y al cabo una cosa tan larga solo puede buscar enmascarar un complejo.

- ¡Ay, mi collar de perlas! -escucho de pronto a lo lejos una voz vetusta. Es una anciana-. Ese malvado tren me lo ha robado.

Me acerco.

- ¡Pero abuelita! -exclamo. Las viejas prefieren ser llamadas "abuelita" más que "vieja"-. ¿Cómo ha podido un tren robarte?

- Tenía dos manos como panes y los ojos verdes como los de tu madre...

La vieja chochea.

- También intentó forzarme, pero le dije que no. No estoy yo muy de humor después de perder mi collar de perlas, pero si algún valiente lo recuperase para mí... -Me guiña un ojo.

- Recuperaré el collar -acepto-, pero no vuelvas a hacer eso.

- Jo.

Hago una señal a Monty para que se lleve a la anciana; necesita volver a casa. No me hace ni puñetero caso, pero tampoco es mi obligación llevarla a casa. Ni recuperar el collar, en realidad. Pero me ha dado un poco de pena la señora, y no se puede dar la espalda a la gente mayor: Podrían echarte una maldición, contarte batallitas... O insinuársete.

Un escalofrío recorre mi cuerpo, pero lo calmo mientras me transformo en un hermoso gallo. En esta forma soy mucho más rápido, y sumando mi velocidad a la de Monty nada puede detenernos, así que me subo en él y lo arreo para que eche a correr hacia el tren. Es hora de recuperar el collar.

Resumen:


Ficha

Glosario:
Número de banderas corregidas por Claude:


[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue OT6qXTB
Iulia Markov
Desconocido
Iulia Markov
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Vie 22 Mar 2024 - 20:53}

- ¡Hermanito, despierta! ¡Ha llegado el momento!

Iulia le metió una patada a Alpha para despertarlo y se incorporó con una sonrisa cargada de emoción. La joven apenas podía contener su excitación. Salió corriendo hacia Fred y se subió a la silla de montar de un salto. Agarró las riendas y dio un grito mientras espoleaba al caballo con los talones para que acelerase.

- ¡Rápido, Suzaku! ¡Coge al dormilón de Alpha, nos vamos de fiesta!

Llevaba un tiempo esperando su primera oportunidad para destacar de verdad. Vivir una verdadera aventura y ver la historia siendo escrita de primera mano, tal y como había leído en los escritos de su abuelo o escuchado en las historias de la abuela. Con un alegre grito de guerra, cabalgó a galope tendido dejando rápidamente atrás la pequeña choza en la que habían estado esperando el momento. ¡Era el momento!

No sabía demasiado. El capitán se había enterado, de alguna manera, de que algo gordo iba a montarse en Alabasta. Algo relacionado con un ataque pirata. La falta de conocimiento era un problema, pero al menos no lo bastante como para impedirles actuar. El capitán Benny D. Souto parecía tener más bien poco de sutil: había escogido cargar de frente con su nave destrozando una línea recta de ciudad a su paso. El problema que tendrían sería más bien el desconocimiento de las fuerzas enemigas o sus capacidades. Pero eso no sería un impedimento para ella.

El caballo atravesaba las arenas a toda velocidad, pero aquel no era su terreno natural y no era rival para los súper patos de Alabasta o para la monstruosa máquina enemiga. La joven pirata acabó dándose cuenta de que era posible que Fred no fuera a ser capaz de seguirle el ritmo al tren; iba a tener que montarse lo antes posible al vagón que pudiera. A su alrededor, decenas de súper patos montados por soldados de Arabasta disparaban contra los tripulantes del tren, mientras que desde el interior de este, piezas de artillería rugían fuego y metal, acompañados por tiradores apostados en las ventanas.

- ¡Arre, Fred, Arre!

resumen:


[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue CQJu425
Berry
Berry
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Sáb 23 Mar 2024 - 11:24}

Nanohana, allí había dicho Alpha que debían reunirse, pero la mink había llegado tarde más bien al mediodía pero de varios días después del llamado. La particularidad de siempre llegar tarde, quizás por eso su capitán había llamado con antelación, Berry nunca se perdía una fiesta y supuestamente pasaría un tren cargado de criminales, piratas y gente que merecía ser castigada.
Mientras buscaba con su olfato a Alpha, degustando un helado de chocolate, pudo sentir algo acercarse. Era algo enorme y los ojos de la mink se abrieron como platos tras ver a una gigantesca locomotora abrirse paso por la ciudad. Y más aún el temblor generado por la misma hizo que su helado cayera al suelo, siendo ahora comida para la arena, un acto ruin e imperdonable.

¡No había tiempo que perder! Se colocó sus guantes y tomó a uno de los patos que estaban rondando por el lugar, imitando a los jinetes para ponerse en marcha. La sorpresa se la llevó al ver que el pato era bastante rápido, y por si fuera poco había logrado alcanzar al tren dejando que la mink saltara al onceavo vagón tras haber pegado un buen sprint en pato.

—¡Gracias patito! ¡Parece que solo somos tu y yo sombrerito!—

La mink aterrizó en el punto de anclaje entre el vagón doce y el once, sujetando con una de sus manos al homie sombrero que le había acompañado a reunirse con Alpha. Una gorra azul sin muchos detalles que hacía juego con su chaqueta y sus pantalones, con una voz somnolienta.

Creí que moriría... ¿Dónde vamos Berry?

Preguntó el sombrero pero Berry ya había abierto la puerta del vagón y tras identificar a un tripulante como uno de los piratas se lanzó hacia este. Tenía pinta de un ladrón, uno orgulloso de serlo al seguir con su traje de presidiario y antifaz típico de villano. La mink decidió no confiarse por su tamaño, actitud o por su juventud saltando con sus puños inundados en electro mientras su haki endurecido les daba un aspecto azabache tornasolado.

No había que tener piedad con quienes destruyen ciudades y creen que es divertido tirar la comida de la gente al suelo, el pequeño criminal recibiría en sus propias carnes el peso de la justicia con forma de puños peludos.

—¡Hora de la fiesta!—

Fue el grito que la zorra utilizó como rugido de batalla, diez fueron los golpes que lanzó buscando destrozar al primer oponente que sus ojos habían identificado. Berry sonreía, estaba animada y hasta se le había olvidado avisarle a Alpha que se encontraba en el tren. Sus pensamientos estaban centrados en destrozar a cada pirata que se le cruzara, era su venganza personal por lo que le habían hecho a la ciudad y a su helado de chocolate.

Resumen:
Morgoth
Ciudadano
Morgoth
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Sáb 23 Mar 2024 - 11:59}

Durante unos días me había retirado de mi retiro espiritual en Merveille y había decidido visitar las áridas tierras de Arabasta, rumores habían venido a mis oídos de que sucedían cosas raras en estas tierras, sin contar de que por mi parte tenía curiosidad por este lugar y no por lo que había escuchado. Por ello empaqué mis cosas y tras un par de viajes llegué a la isla en cuestión.

Debía ser mi día de mala suerte, pues según llegué al puerto de la ciudad portuaria principal pude notar que la gente estaba más precavida por lo que fuese de lo que era normal en una ciudad. Por lo pronto me escondí en un callejón y saqué a Raven del abrigo y luego cubrí todas mis ropas y cabeza con sombras. No era mucho, pero había desarrollado aquello para un momento de tremendo calor como el que hacía.

Salí a las calles y me percaté de que algo sucedía en el mar. Con un rápido pensamiento hice que Raven se acercara un poco para investigar. Era extraño, pero había una locomotora que se acercaba a la isla y no tardó en llegar hasta la costa. Algo andaba mal con aquello. Raven estaba encima del vehículo miré a través de sus ojos y noté que su velocidad se había ralentizado, quizás fuese un buen momento.

Sin dudarlo demasiado, quizás fue un error, intercambié mi posición con la Raven, cayendo sobre el techo de uno de sus vagones. Sin embargo, caí cuando estaba acelerando y yo que estaba quieto hizo que sucediese lo que tenía que suceder. Comencé a rodar por el techo del tren saltando varios vagones de techo en techo.

Cuando me detuve y conseguí equilibrarme sobre este traté de ubicarme mirando hacia adelante y hacia atrás. Por lo que pude contar mirando hacia atrás había seis vagones, y cuando miré hacia adelante entrecerrando los ojos por el viento, conté cinco vagones y la locomotora. Me encontraba en la mitad del tren. Sin saber si aquello era hostil o no, aunque para ser sinceros, amigable amigable, no lo parecía.

Me quedé un momento ahí arriba para pensar un poco en cual debía de ser mi próximo movimiento, aunque no parecía augurar que fuese a ser algo bueno ni sencillo. Ahora que lo pensaba había venido sin prepararme, Katua no estaba entre mis sombras desde que la había introducido en la del enmascarado raro, la de un humano en el calvo, Raven se había quedado atrás y aunque nos persiguiese no llegaría hasta mí para dejarme ver que tenía debajo. Solo me quedaban tres opciones, Otsoa, Dokko o Etzena, pero eran más combativas o para rastrear algo.

-Ahhh – suspiré – Si al menos supiese a dónde va este trasto habría merecido un poco la pena meterme en este berenjenal.

resumen:


Ficha de Morgoth

Facción: ciudadano

Akuma no mi: Kage Kage no mi

Atributos: Fuerza: 8; Fortaleza: 8; Velocidad: 8; Agilidad: 8 ;Destreza: 8; Precisión: 8; Agudeza: 8; Intelecto: 8; Instinto: 8; Energía 240
Charlotte Prometio
Charlotte Prometio
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Sáb 23 Mar 2024 - 15:39}

Las islas cálidas, siempre tienen que ser las malditas islas cálidas en dónde se arma toda una fiesta de caos. Pareciera que el Sol quemante de aquellos lugares invitaba al desorden, a las peores calamidades y es que de cierta manera hacía sentido;  si el calor era la peor de todas las catástrofes era más que obvio que atraería todo tipo de problemas.

Ahí estaba yo, parado a mitad del calor de aquella isla desértica, Kirara y Arrhenius se habían quedado atrás, no habían querido venir debido al abrasador calor que se sentía en el lugar y no tenía manera de reclamarles, si por mí fuera tampoco estaría a mitad de una ciudad desértica, ¿pero qué le podía hacer? Caminé un rato por el pequeño poblado en el que me encontraba, un helado, una nieve, un jugo de cactus o quizás  solamente un coco fresco, algo que pudiera refrescarme. En uno de los puestos, una joven de muy buen ver (al menos la parte de su cara que no estaba tapada por su turbante) vendía cocos helados por un módico precio de doscientos cincuenta berries, así que sin dudarlo me dirigí galante a comprar un par de cocos.

-Son quinientos -dijo la joven con una sonrisa en el rostro- también tenemos crema de coco.

Con los dos cocos está bien -le extendí los quinientos berries y le di un sorbo al coco, estaba realmente fresco- a todo esto, ¿está ocupada por la noche? Quisiera conocer un poco más la isla y usted podría...

Un extraño ruido sonó no tan a lo lejos, ¿era un silbato, una locomotora? El sonido de los engranajes comenzó a transformarse en una silueta... ¡Carajo que era un maldito tren! ¡¿Qué demonios hacia un tren a mitad del desierto?! La silueta comenzó a hacerse más clara, el tren se acercaba a una velocidad endemoniada y era, además, enorme. Una máquina de destrucción. Como fuera que lo viese, no parecía que aquel monstruo de acero fuera a detenerse, ¿iba a arrasar con todo el lugar? Además del ruido del motor, comenzaron a sonar disparos, cañonazos, gritos de la gente horrorizada por la inminente destrucción que apenas comenzaba. La cara de la guapa vendedora de cocos también se desfiguró.

-¿Si logro detener esa bestia de acero saldrías conmigo? -incrédula por la situación, la vendedora asintió lentamente- disculpa entonces- cogí a la joven entre mis brazos y corrí lo más rápido que pude para ponerla a salvo en una de las casas de la periferia- aquí deberías estar a salvo, volveré por ti.

Bueno, detener ese enorme y endemoniado tren no sería tarea fácil. Había perdido tiempo poniendo a la vendedora a salvo, la bestia de acero ya había comenzado a a arrasar con las primeras casas del poblado, alcanzar la locomotora sería algo imposible, pero quizás me pudiese colar en algún vagón. No había tiempo que perder.

-Manos a la obra -activé el poder de mi fruta y adquirí mi forma híbrida- ¡obtendré esa cita a como dé lugar!

Salí corriendo... ¿a todo tren?

Resumen:
Hikari
Hikari
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Sáb 23 Mar 2024 - 19:36}

La brisa calurosa de Arabasta acariciaba el rostro de la herrera, mecía sus cabellos haciendo que bailaran de forma brusca. Se encontraba en cubierta del barco del pirata Alpha, quien ofreció un plan a sus tripulantes pero no dio una "orden" simplemente informó de lo que iba a hacer por si alguien quería unirse, eso decía mucho sobre el tipo de liderazgo que llevaba bajo sus ordenes, pero... ¿Qué haría su tripulación? ¿Respondería con la misma moneda? Era curioso, suponía que Berry iría de cabeza, los demás, no los conocía mucho, aún que viajan en el mismo barco, no suelen cruzar palabra. La duda que le reconcomía era, ¿Debía ella ir a ayudar? No era de su tripulación, pero no fue una orden, no tenía por qué, pero le llevaban sin pedir nada a cambio, ¿Estaría bien? ¿Estaría mal? Esto de ser socialmente correcta le cansaba mentalmente.

Llegaron con antelación, pero hasta la fecha limite estuvo caminando por la isla, pensando, dudando pero Alpha se había portado bien con ella por lo que decidió devolverle el favor, mejor no tener deudas que puedan ser echadas en cara. Por eso, en el momento que mencionó Alpha, Hikari se encontraba sobre un pato que corría una barbaridad directa a aquel barco metálico que surcaba tanto el mar como la arena. Por lo que podía ver, no era la única, más patos rondaban por el barco, un grupo militar de Arabasta, lo que parecían bandidos por otro lado, gente individual que iba a subir... ¿Esa de ahí era Berry? Dudaba haberse equivocado, si algo tenía esa mujer era destacar entre el resto. Accedió sin dudarlo al segundo vagón desde la cola, por lo que el objetivo de la herrera estaba claro, iba a ir con su "compañera"

El pato se acercó, pero justamente el tren atravesó una duna haciendo saltar un montón de arena que con la velocidad que la expulsó y la que llevaba la mujer de Wano en el maldito pato, esa arena se sintió como atravesar un bosque de cactus... Dios, como picaba, la mujer se rascó los ojos pero se le había metido tanta tierra que no podía ni abrir el parpado, se separó del tren para evitar la nube que levantaba este hasta poder volver a ver...
Tras el segundo intento consiguió acercarse lo suficiente para agarrar los barrotes que habían al lado de la puerta que dejó abierta Berry, pero la fuerza que llevaba el barco, más el movimiento del pato que aún no había dejado, no le permitía acceder al interior. El puñetero pato de las narices se volvió a asustar con otro banco de arena y salió disparado abandonando la persecución al barco y dejando a Hikari colgada de uno de los barrotes, al cual se aferraba con uno de sus brazos... Le falta nada y menos para entrar al interior o parecer un cachopo tras caer en el desierto y empezar a dar vueltas...

Resumen:


Ficha
316275
Okada Rokuro
Okada Rokuro
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Sáb 23 Mar 2024 - 20:04}

El trabajo cada vez se iba volviendo más exigente. Al principio de su carrera Rokuro solo tenía que hacerse con documentos secretos, o asesinar a ciertos individuos sin llamar la atención, pero... Las últimas misiones se habían vuelto más complicadas.

Los cuervos habían volado, y el Cipher Pol se había hecho con algunas fragmentos de información que, si bien por separado no parecían tener relevancia, juntos adquirían un matiz de preocupación. En esta ocasión, el objetivo era Arabasta. Y aunque la desértica pero rica isla no fuese parte del Gobierno, la amenaza que suponía la presencia pirata en la zona no auguraba nada bueno para los alrededores. La banda de Benny D. Souza, un peligroso y afamado pirata, parecía dirigirse hacia allí a toda máquina. Grandes movimientos de mercancía y materiales, junto a la desaparición de ingenieros de cierto renombre junto a extraños avistamientos habían puesto sobre alerta a la agencia de inteligencia. No se conocía exactamente el plan del forajido, pero sin duda no podían permitirse salirse con la suya.

Takarashi, que había aumentado su propio tamaño decenas de veces, volaba sobre la costa de Nanohana. En su espalda, al acecho, los dos agentes: Kurokage y Matt.

—No veo nada, ni barcos atracados ni movimientos sospechosos —gritó Rokuro a Matt mientras el viento cargado de granos de arena azotaba su oculto rostro—. ¿Los informes no estarían equivocados? No hay ninguna máquina de guerra a la vista. Quizás hayan cambiado su plan.

Continuaron volando sobre el águila mientras Rokuro intercambiaba algunos comentarios con su compañero de trabajo. Que si Joe el de contabilidad era demasiado quisquillosos con los gastos, que si hacía falta un comité de fiestas en la agencia, que si no existía paridad entre ambos sexos... Hasta que algo emergió del agua. Rokuro apartó la conversación trivial y le dio indicaciones a Takarashi para que volase sobre la máquina que estaba emergiendo.

—Por los Siete Sellos Malditos... —maldijo el ninja al observar cómo lo que parecía una fusión entre barco y tren, de un tamaño descomunal, surgía del mar y se adentraba en la isla. Destrozó parte del poblado, y se extendió metros y metros hasta aparecer por completo—. ¿Cuántos tripulantes tendrán? Así a ojo calculo que mil, puede que dos mil. ¿Aún no te han instalado el sensor térmico? —preguntó a su compañero. Sería muy útil.

El ataque era inminente, no cabía duda. Solo era cuestión de tiempo que el tren llegase a la ciudad del Palacio Real —pues hacia allí apuntaba la dirección que seguía— y tenían que buscar la forma de detenerlo. Habían varias opciones, pero la menos peligrosa parecía asaltarlo por arriba. Los laterales estaban repletos de ventanillas con cañones que disparaban sin ton ni son causando una gran destrucción a su paso, aunque no tan grande como la del propio tren que podía arrasar poblados y salir indemne.

Cuando Takarashi alcanzó el tren y, siguiendo las órdenes de Rokuro, se acercó todo lo que pudo, tratando de mantener el vuelo estable mientras resistía el humo de la locomotora y las columnas de arena que lanzaban las palas, el peliblanco le dio la señal al robot.

—A la de tres, saltamos por las troneras —avisó Rokuro—. Uno, dos y ¡tres!

Rokuro saltó, no sin antes activar su Tekkai Kempo. Antes de saltar había observado cómo algunas personas corrían hacia el tren, igual que otras se mantenían en sus alrededores o sobre el techo, igual que el hombre que se encontraba, aunque no cerca, detrás de ellos. Aún con todo, no tenía tiempo de obtener información, siquiera de procesarla. Las condiciones fuera del tren no eran óptimas, y contaban con poco tiempo.

Al asaltar el navío, o lo que quiera que fuese, Rokuro acabó en un gigantesco vagón repleto de cientos de piratas. Sin dudar ni un segundo, lanzó una serie de shurikens contra los hombres a su alrededor y acto seguido se llevó la mano a la flauta que tenía en su cinturón, moldeó chakra en su boca, y comenzó a tocar un sonido lúgubre pero potente que resonó por todo el vagón. «Ahora le toca a Matt» pensó mientras ejecutaba su ilusión.

Resumen:


Última edición por Okada Rokuro el Mar 26 Mar 2024 - 19:15, editado 1 vez
Matt
Matt
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Sáb 23 Mar 2024 - 20:50}

Nueva misión, nuevo objetivo, llevaba ya unos meses tragando polvo, desde la última misión solo lo habían activado por "mejoras" y "actualizaciones" pues tras la entrega de los presos a Marines y la Legión tenía daños importantes que reparar. Tras pasar por el mecánico, nuevamente fue despertado en una sala llena de ordenadores y rodeado de científicos, ya estaba acostumbrado pero aún que no lo hiciera, no se asustaba, su programación era exacta, bueno o eso parecía. Glass, su científico personal a cargo del proyecto M.A.T.T. estaba haciendo de las suyas a espaldas del científico Hojo, el creador, pero nadie era consciente de esas pequeñas "alteraciones".

Tras despertar, se equipo como siempre, se vendó de arriba a bajo para no mostrar su verdadera apariencia, se puso una especie de "chubasquero" que le cubría entero para ocultar bajo este las vendas y a su espalda, se equipó con su gran espada la cual estaba "vestida" de la misma forma, enrollada en vendas. Con su traje común pues aún no se había puesto el oficial del gobierno para nada (Ni siquiera tenía uno) caminó por los pasillos hasta encontrarse con Rokuro, quien nuevamente estaba a cargo de Matt.

Matt no tenía pegas del viaje a Arabasta pues la palabra "comodidad" no estaba en su diccionario pero al llegar el momento oportuno se encontraron con un problema, el pájaro de Rokuro intentó atacar a Matt nada más verlo, cuando fue calmado por su dueño, al subirse sobre su cuerpo, le volvió a atacar, lo tiró en pleno vuelo, vamos que no se llevaban nada bien, pero ese pájarraco es listo y encontró la manera de llevar a Matt hasta su destino. Un hilo de tela de araña iba atado en su pata derecha, al otro extremo iba Matt cual cometa inversa, no se entendía el por qué pero los animales le tenían una aversión al pobre agente del gobierno que a veces costaba el transporte.

Las preguntas eran inútiles pues supuestamente Rokuro tenía un informe detallado de su compañero, (A excepción de los "problemas" que ha tenido de autocontrol) así que la del sensor era innecesario -Negativo, sensor térmico se instalará en la instalación uno punto, setenta y dos- Bueno, aún innecesaria fue contestada. Luego la orden fue dada y automáticamente Matt respondió rompiendo el cabe de tela de araña creado por él mismo, además de ser incapaz de desobedecer siempre ha sido de acatar a los superiores. Cual chuzo de punta cayó sobre el vagón cinco tras Rokuro cayendo en posición de superheroe haciendo una entrada digna de un ser superior, segundos detrás de su compañero quien ya había empezado a tocar una música.
Tras un barrido visual, localizó a quien creía el líder de sección, la persona que estaba rodeada, que no se asustó tanto como los demás, por lo que el mejor impacto para bajar la moral de los segundones, era acabar con quien podía dar ordenes estratégicas y ordenadas -Objetivo localizado- Comenta con su eco metálico en la voz. Tras lo que agarra su espadón y pegarle un buen tirón a las vendas, "desnuda" su arma, a su máxima velocidad se acerca al objetivo, lanza una combinación de seis ataques y tras un salto hacia atrás lanza un corte descendente que acaba golpeando el suelo. En ese ataque genera una onda de energía que va directa al pistolero, con pintas de bandido del desierto.

Resumen:


Ficha

274310
Elyria Priscraft
Elyria Priscraft
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Dom 24 Mar 2024 - 13:35}

De nuevo, había trabajo. Esa misma mañana, Elyria había recibido una llamada de urgencia, mientras investigaba un nuevo caso en Arabasta. Un tal Benny D. Souto iba a lanzar un contundente ataque contra la capital. No sabía qué pretendía con esos intentos tan cutres de esconderlo. Un vehículo de tal tamaño era imposible de ocultar. Así que se puso a esperar, en la costa. Y parecía que no era la única. Estaba todo lleno de los super patos de la guardia real. Parecía una broma, pero eran terriblemente eficaces. Y rápidos.

Finalmente, llegó. Había escuchado el comunicado, y no es como si no se lo hubiera creído. Pero joder, verlo salir del agua en persona seguía siendo impresionante y dificil de creer. ¿Cómo habían conseguido esa velocidad por el agua en ese monstruo? Las leyes de la termodinámica se tambaleaban. Aunque bueno, no era la primera vez, el mundo era un lugar extraño.

Elyria sabía que con esa velocidad sería complicado el abordaje, así que aprovecho el frenazo al chocar con la arena, antes de que fuese demasiado tarde. Saltó, usando su Sky Walk para alcanzar el techo de la locomotora. Tenía que acabar con esto cuánto antes, antes de que alcanzara la ciudad. Rápidamente, se dió cuenta de su acierto al saltar pronto, al ver cómo toda la artillería abría fuego contra todo lo que se acercaba. Pobres patitos.

Nissa estaba en su hombro, como siempre, moviendo los pies tranquilamente, hasta que dió un salto y gritó, señalando al cielo.

“¡Ely! ¡Esa era Nia, la recluta de Shabaody!”

“¿Qué demonios? Nadie me ha informado de su presencia, debes haberla confundido con otra peliroja,”

“¡Que no, Ely!” Gritó emocionada, agitando los brazos. “Y encima volando, ¡con humo! ¡Y lava!”

“¿Estás bien? ¿Te has dado un golpe en la cabeza?”

“Te he dicho qué— ¡Aaghh! Tenemos que ir al último vagón”

“Joder Nissa, priorida—”

“¡Ely!”

Elyria suspiró. Su amiga podía ponerse muy cabezota cuando quería. Lo de Nia no tenía sentido, pero finalmente asintió con la cabeza. Pero algo era. Tendrían que limpiar desde atrás. Y parecía que más y más gente estaba asaltando el tren.

“Por una vez razón,” dijo Nissa en un tono orgulloso de sí misma.

“Lo que tu digas, cómo no sea nada las vamos a tener.”

Y se puso a correr. Tuvo que concentrarse para no caer, con todo el tambaleo del tren a esa velocidad. Y a esquivar más de lo que le gustaría, parecía que le habían visto. Pero por suerte, estaban siendo atacados por todos lados, y no podían concentrarse solo en ella. En cualquier caso, le dió la sensación de que por tierra hubiese sido peor.

resumen:


Elaina Sylveraen
Elaina Sylveraen
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Dom 24 Mar 2024 - 14:38}

Elaina pudo salir de Elyndor de nuevo. Después del desastre en el Palo norte, había pasado meses de nuevo en su reino, pero finalmente tuvo otra excusa para salir de allí. Había mucho trabajo que hacer, y le encantaba. Pero tantos años encerrada pasaban factura. Y necesitaba ver mundo para cuándo fuese reina. Y quien sabe, tal vez conseguir apoyos externos. Toda ayuda para derrocar al tirano de su padre era de agradecer, aún si tenía que ir con pies de plomo.

En cualquier caso, iba vestida como siempre. Al menos como siempre que aparecía en nombre del reino. Una excusa de su padre para quitársela del medio, pero no por ello menos importante. Su túnica blanca con detalles dorados y una capa azul. Preciosa, elegante y relativamente cómoda. Una maravilla.

Estaba bebiendo su té tranquilamente, cuándo escuchó gritos, seguidos de ruidos de destrucción. Rápidamente salió de la posada, viendo cómo un tren arrasaba contra la gente y los edificios a toda velocidad. Si hubiese estado un poco más cerca, probablemente habría sido golpeada por algún trozo de casa, barril, o… ¿pato?

“¿¡Qué demonios!?” Gritó en voz alta, viendo cómo su escolta la rodeaba.

“¡Princesa, tenemos que alejarnos, es peligroso!”

Elayna se mordió el labio inferior. No pensaba dejar a esta gente a su suerte, y no pensaba dejar que estos lamebotas le detuvieran. Así que con la cabeza alta, caminó en dirección al establo. Tenía que ver qué demonios estaba pasando. Cuándo intentaron pararla, les lanzó una mirada de despreció y siguió caminando sin bajar el ritmo. Con estos no tenía que disimular. Y si ocurría un desastre y le pasaba algo… Si había testigos de que se lo había buscado ella sola, les vendría de perlas. Y a su padre. Falsos hijos de puta. Prefería su guardia personal, pero después del palo norte, no había vuelto a conseguir traerlos a ellos. Su padre era una rata sarnosa.

Rápidamente, montó a su caballo Stormrider, comprobando que llevaba su equipo médico. Habría heridos. Y galopó a toda velocidad en dirección al tren. Tenía que alcanzarlo antes de que saliera de la ciudad, o si no sería imposible llegar. La destrucción le dolía en el corazón, pero al menos lo ralentizaba lo suficiente para llegar a tiempo según sus cálculos.

Al acercarse, no pudo evitar ver a los super patos de la guardia real. Eran mucho más rápidos que Stormrider, y claramente más aptos para el terreno. Y pequeños, igual podía colarse entre dos vagones. Así que saltó del lomo de su caballo, improvisando una bolsa rápidamente para meter todo su equipo médico y montarse encima de un pato que estaba ahí comiendo maíz. No palomitas, por desgracia.

El pato se asustó por unos segundos, pero tras acariciar un poco su cabeza se volvió más amigable. Tras unos segundos viendo cómo comunicarse le dió unos golpecitos en el lomo, y el mismo comenzó a correr a una velocidad loca en dirección al tren. Unos momentos después, el pato saltó a la unión entre los vagones. Por suerte, pudieron usar el caos para no ser derribados por una maldita bola de cañón. ¿Que era esta monstruosidad? Había estado escalofriantemente certa en varias ocasiones. En cualquier caso, abrió la puerta del vagón cuatro. Solo esperaba salir viva de esta locura, no sabía en que estaba pensando. La próxima vez se quedaba en la ciudad ayudando a los heridos de allí.

resumen:
Enolthar
Enolthar
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Dom 24 Mar 2024 - 15:36}

Era la primera vez en años que dejaba atrás la relativa seguridad que había construido en Greenlyn. La primera vez que me exponía tanto en mucho tiempo. Por eso, recapitulé: "Obtener la información de mi contacto en Water 7, hecho. Comprar el pasaje hasta Saint Poplar, hecho. Pasar desapercibido, hecho. Comprar billete de tren hasta Water 7, hecho. Pasar desapercibido, hecho. Reunirme con el contacto, hecho. Comprar un par de libros nuevos sobre carpintería, hecho. Pasar desapercibido, hecho. Tomar un montón de medios de transporte hasta Arabasta, hecho. Desembarcar en Nanohana... joder, qué calor hace... puto desierto", pensé, sintiendo la primera bofetada de aire ardiente. "Espero que no me hayan timado con la información..."

Alquilé un trineo de patos para llevar equipo, moverme y transportar lo que obtuviera del filón por el desierto, y nos adentramos en las arenas siguiendo las múltiples indicaciones que había ido obteniendo por el camino. En mi mente resonaba como un mantra la historia que había escuchado por primera vez hace muchos años, un pequeño pie de página en un manual en la biblioteca de Nueva Ohara. Hablaba del jade del desierto de Arabasta, una cristalización a baja presión y alta temperatura de las raíces de un cactus específico. Según los rumores, sus largas raíces recolectan agua y minerales para mantener con vida a la planta, y cuando esta muere, se convierten en vetas enterradas de cristales preciosos. Gemas de un verde esmeralda hermoso, con una transparencia nunca vista y un veteado que recuerda a las dunas del desierto y las olas del mar.

Con esta ensoñación en mente y tras casi una hora de camino, llegué al lugar indicado. Establecí un campamento temporal para protegerme de la arena y comencé a cavar con premura. Cavar en el desierto era una tarea ardua, siempre a un paso de que la arena tapara lo que tanto trabajo costaba obtener. Pasé varios días haciendo catas y al final, en medio de la fría noche de Arabasta, lo vi refulgir bajo la lámpara. Una raíz bastante fina, apenas unos centímetros, pero ahi estaba el hilo del que tirar. Comencé a pelarla y entonces... ¡Cras! Se hizo mil pedazos. Parecía más delicada de lo que había previsto. Comencé a abordarla usando ámbar líquido como amortiguador de la operación, tal vez así lograse estabilizarlo lo suficiente.

Entonces, al dia siguiente, al mediodía, tras varias horas de trabajo intensivo, sudando como un cerdo, con el turbante improvisado empapado, decidí que había llegado el momento de realizar con calma la primera extracción. Era una gema preciosa, una vez extraida supondría un bloque de varios kilos, y así, como salido de la nada, un gigantesco barco tren anfibio golpeó el suelo demasiado cerca mientras surcaba el desierto. La verdad es que no era mi problema, pero entonces noté algo resquebrajarse. El puto barco acababa de golpear otra raíz que conectaba con la mía, haciendo que la reverberación fracturase cualquier pieza en kilómetros a la redonda. Guardé en mi interior los ahora pequeños trozos en los que se había convertido la gema en mis manos. Salí con mucha calma del agujero y, subiéndome al trineo, les hice salír cargando contra el tren con una única meta en mente: agarrar al hijo de mil putas que gobierna ese vehículo y someterlo a unas torturas tan indescriptibles que el hecho de matarlo sea considerado un acto piadoso.

Con lo tranquilo que estaba en mi puta cueva...

Resumen:


[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Firma
Christa
Christa
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Dom 24 Mar 2024 - 20:57}

De alguna manera se había acostumbrado a los paisajes desérticos, de mucha arena y poca vegetación. No eran sus favoritos, le recordaban malos momentos y prefería perderse en la calma de un bosque. Estaba en Arabasta de paso por asuntos de Amara, pero ambas cambiaron prioridades cuando se enteraron de la presencia de un gigantesco e imponente tren que se acercaba destructivamente a la capital. Gobernado por piratas, Christa desconocía los motivos de la tripulación más allá de la destrucción absoluta, pero tenía motivos para pelear, por lo que reunió el equipo necesario y partió.

Iba montada en un súper pato, esbelto y veloz, y a su lado le acompañaba Loki. Isara se encontraba en lo alto del cielo, esperando el silbido de Christa para descender cual ave de presa. Los cañonazos del tren explotaban en el camino y levantaban nubes de polvo y azufre. La cazadora se protegía con la capa mágica, pero no era suficiente. El polvo ardía en la nariz y quemaba el pecho. Sin embargo, siguió hacia delante en dirección al tren con la intención de estar al rango necesario para “colgarse”.

Una primera capa térmica le protegía del frío y filtraba el sudor del combate, encima llevaba la Armadura de Raikiri con las placas bien fijadas al cuerpo, cubierta con la capa mágica. El arco descansaba en la espalda y la pistola en su funda en la cintura, y la daga, por su parte, se asomaba tímidamente por la zona de la espalda baja. Diales guardados en los bolsillos de la capa mágica y pociones en sus respectivos lugares. Estaba completamente preparada para el combate, aunque no tenía idea de lo que le esperaba.

Esperaba que Mako le cubriera la espalda, hicieron planes para trabajar juntos en el tren a cambio de incluir al mercenario en los planes del Arcano. Todavía no había visto sus poderes, pero intuía que eran similares a la Sinfonía Elemental. En cualquier caso, confiaba lo suficiente en ese hombre como para no recibir un ataque por la espalda; además, de querer hacerlo, probablemente lo notaría. Trabajan juntos porque las recompensas eran atractivas, pero ni los artefactos raros ni los maletines con billetes eran tan agradecidos como la adrenalina de la aventura.

-¡Vamos, estoy segura de que encontrarás algo que te guste ahí dentro! -le gritó a Mako, esperando que su compañero escuchara a pesar de los disparos y se fijó en el tren, estando cada vez más cerca.

Resumen:


[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue YOJLjAt
Prometeo
Teniente Revolucionario
Prometeo
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Lun 25 Mar 2024 - 11:58}

Vio a un par de hombres discutiendo, uno alto y delgado y otro bajito y rechoncho. Había muchas cajas a su alrededor y un montón de trozos de botellas de vidrio, etiquetas desparramadas por todos lados y un poco de vino en el suelo que comenzaba a secarse con el sol. La discusión comenzó con echar culpas al otro, pero rápidamente escaló y pronto los involucrados se vieron con armas en mano, dispuestos a hacerle pagar al otro por lo que sea que haya pasado. En contra de la violencia y motivado por el deseo de ayudar, Prometeo se acercó hacia los hombres y descansó una mano sobre el hombro de cada uno, asegurándoles que, sin importar lo que hubiera pasado, había solución mejor que destripar a un compañero de equipo. La voz tosca pero serena, el porte imponente pero amable, todo en Prometeo facilitó la buena disposición de los hombres, quienes guardaron sus sables y le contaron lo que estaba pasando.

Debían hacer un viaje a Arabasta y partirían dentro de unas pocas horas, pero aún había muchas cajas que cargar y necesitaban más tiempo. Por culpa de los nervios, comenzaron a caérseles cajas con botellas de vino, de ahí a que hubiera un aroma dulce tan marcado. Los pobres hombres lucían desesperados y en sus rostros se reflejaba el pánico como si de verdad fuesen a ser duramente castigados por no cargar todo el equipaje. Empatizando con los hombres angustiados, Prometeo se ofreció a ayudar, pero no como lo esperaron. Sumar dos manos adicionales al trabajo disminuiría el tiempo de carga, pero aun así no alcanzarían. Así que, en vez de sumarse al trabajo duro, el revolucionario convocó a un montón de matones hambrientos a cambio de un buen estofado de carne de res; la promesa de comida siempre es llamativa. Con aquello sobre la mesa, los nuevos reclutas apoyaron y en pocas horas acabaron el trabajo. Bebieron y comieron para celebrar y luego bailaron abrazados como si fueran amigos de toda la vida, felices de haber colaborado voluntariamente con un hermano obrero.

Como muestra de agradecimiento, y luego de que todo el grupo hubiera cenado como reyes, Jeff -el alto- y Tom -el bajo- invitaron a Prometeo a pasar la noche. Descorcharon una de las botellas de vino exóticas, de esas de etiqueta cara y nombre rebuscado, y buscaron un espacio alejado de la muchedumbre. Improvisaron una mesa con los cartones que había tirados y se congregaron en torno a ella, sentados en el suelo y con sonrisas sinceras en el rostro. Lo pasaron increíble. Aquella noche, Prometeo conoció a dos hombres atormentados por las injusticias de la vida, hombres que tomaron malas decisiones.

-¡Salud por el Viejo! -dijo Jeff y levantó su jarra de vino, estrellándola contra las demás y estallando de la risa.

Prometeo conversó, rio y jugó con Jeff y Tom hasta entrada la madrugada. Luego de preparar unas albóndigas, improvisó una cama con hojas de diario y cartón. Parecía un vagabundo, pero uno con una sonrisa en la cara. Esa noche soñó con su esposa. Fue un sueño tan lúcido que estaba seguro de haberla abrazado, sintió el olor de su cabello y su cabeza en el pecho. Su voz amable y tranquila le aseguraba que todo estaría bien, que estaba inmortalizada en sus recuerdos. Despertó con lágrimas en los ojos, pero con una sonrisa de agradecimiento. No sabía dónde estaba ni cómo había terminado anoche, ni siquiera encontraba el cartón que usó de cama. Es más, había despertado entre un montón de cajas con una nota corcheteada en su camisa: Aquí estarás a salvo.

Resumen:


[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue OGOz5L4
Dorito
Dorito
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Lun 25 Mar 2024 - 13:44}

Había vuelto por fin a una de las ciudades de Arabasta, perderme en el desierto desde luego no era lo que tenía en mente cuando aquel viejo me habló de un circo espectacular entre las dunas. Sin embargo, para bien o para mal, la cosa ya había acabado y podía simplemente relajarme en la ciudad, sin preocuparme demasiado de lo que haría mañana. O eso me habría gustado decir ya que en cuanto cogí en mi mano una limonada que me había comprado en un puesto ambulante aleatorio, una gran sacudida hizo temblar todo. Entre las callejuelas en las que me encontraba no se podía ver nada así que alcé el vuelo unos metros por encima de los edificios, pudiendo ver así la mole que estaba atravesando otro punto de la ciudad. Parpadeé un par de veces y me bebí el refresco de un trago, asegurándome de que no era una especie de alucinación debida a la deshidratación. Suspiré cansado, a veces la vida del pirata podía ser de lo más pesada. Cuando uno quería tomarse un descanso, la aventura llamaba a la puerta y no le importaba la cantidad de limonadas que tuvieras pensado beber.

Miré alrededor en busca de algún transporte lo suficientemente rápido como para alcanzar esa bestia de metal y, una vez más, la solución me la dio el puesto que tenía delante. No solo tenían una limonada deliciosa sino que se desplazaba con uno de esos patos gigantes. Sin dudarlo ni un segundo, me subí al animal y rompí las cuerdas que lo ataban con una pequeña llamarada.

-¡Vamos, Presidente Quack! ¿Te prometo que te hartarás de comer si me llevas a mi destino!

El pato no tardó en obedecerme, quizás porque me había entendido o quizás porque cualquier cosa era mejor que quedarse ahí parado. El caso es que las protestas del dueño no tardaron en quedarse atrás. Tras unos cuantos minutos pude más o menos colocarme cerca del armatoste gracias a que los escombros lo habían retrasado, aunque estaba cerca de la cola a estas alturas. Hice que el pato se diera toda la prisa posible, sorprendiéndome lo rápido que podían ser estos bichos. Aunque no fue tanta sorpresa como las bolas de cañón que empezaron a dispararnos. Intenté esquivar como pudiera los proyectiles, pero no era un jinete experto y en uno de los movimientos, el pato gigante paró en seco, haciendo que saliera volando, impulsado también por una de las explosiones, hacia uno de los vagones.

Entré atravesando la ventana, quedando estancado en uno de los asientos que se había abollado por mi culpa. Levanté la mirada, encontrándome con otras muchas, pero no demasiado amistosas. Un grito de la otra parte del vagón llamó mi atención y clavé mis ojos sobre un tío vestido de azul con una ametralladora bastante grande que hizo que tragara saliva. En menos de un segundo decidí mi curso de acciones y con un pequeño impulso me escondí detrás del asiento a la par que inflaba el pecho para luego soltar una cortina de humo que dividió el espacio del vagón en dos. Si el otro tío quería dispararme, tendría que hacerlo a ciegas y arriesgándose a dar a alguno de sus compañeros. Aun así, me recubrí los brazos con haki de armadura, no queriendo que me agujerearan el cuerpo como si me tratase de un colador.

-De acuerdo… Creo que esto me viene un poco grande, pero no hay marcha atrás… Próxima estación… Villa puño…

Al ver que nadie se había reído por mi ocurrencia, decidí esconder mi vergüenza de la forma más sana posible: Mediante una somanta de palos a los tíos malos.

Resumen:
Gareth Silverwing
Contraalmirante
Gareth Silverwing
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Lun 25 Mar 2024 - 15:42}

No llevaba bien el calor, nunca lo había hecho y, a pesar de que habíamos llegado a la isla hacía solo minutos el aire caliente y seco del desierto se estaba colando por todas las aberturas del curioso barco. Lo que antes era una fresca brisa marina había sido sustituido por aquello que sólo me confirmaba los rumores de que en aquella isla el aire secaba los excrementos en cuestión de minutos hasta reducirlos a polvo. No era agradable, y menos si teníamos en cuenta que un ambiente ligeramente cargado de salitre y sudor estaba a punto de dejar de oler a salitre y el doble a sudor. Pero había un olor entre todos que destacaba, uno inconfundible, el de la pólvora.

Aquel barco-tren era gigantesco, cada vagón era un navío en sí mismo con todas sus acomodaciones y sus propias instalaciones. La tripulación se afanaba moviéndose de un lado a otro en sus puestos de combate, los hombres y mujeres tomaban su lugar en la artillería que no tardó en abrir fuego con un estruendo atronador, el resto asomaba sus fusiles por el casco buscando objetivos que intentasen asaltar el transporte. Yo, por otro lado acababa de salir del polvorín con una caja llena de balas para los fusileros de estribor. No era raro, era uno de los novatos y no me confiarían con la defensa a no ser que asaltasen este vagón directamente. Otro grumete más, con ropas de cuarta o quinta mano todavía manchadas de la sangre seca del anterior dueño y sin los agujeros de bala remendados, de comer gachas y de beber agua casi estancada. Los sacrificios que hacía por llegar hasta aquí...

Hacía unas semanas Benny D. Souto había comenzado a reclutar. El último gran pirata del West Blue se preparaba para dar un gran golpe, y yo no podía perderme algo tan grande. Al fin y al cabo, si lograba robarle los tesoros bajo sus narices podría hacerme un nombre. Había pasado semanas entre sus hombre, conviviendo y familiarizándome con ellos, el nombre de Rusty me había gustado, así que era el que usé para presentarme, y al parecer a ellos también. Días enteros limpiando cubiertas o haciendo de recadero entre vagones, aprovechando entre medias para explorar el interior de estos y buscar algo de valor. Me habían quedado dos cosas claras, la primera que si había algo valioso era en el camarote de los oficiales o el capitán, quizás en las partes de la locomotora que no había visitado, lo segundo que el resto de vagones estaban preparados única y exclusivamente para el asalto, nada más.

Me resigné de momento a mis tareas, esperando que se presentase una oportunidad, pero había alguien que, desde el primer día, no parecía quitarme el ojo de encima, o no. No podía saberlo la verdad. Kirk Johnson, el oficial ciego asignado al primer vagón, no sé que tenía, pero siempre que estaba en su presencia me sentía observado. No había tenido ninguna interacción en especial con él estos días más allá de llevarle la comida un par de veces o hacer de mensajero, pero su presencia me inquietaba, más aún cuando me asignaron a su vagón en esta misión. Mala suerte, no podía arriesgarme a hacer algo arriesgado a no ser que se presentase la oportunidad, sólo esperaba que no tardase mucho.

Resumen:
Omega
Omega
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Lun 25 Mar 2024 - 18:53}

La vista de Nanohana desde sus tejados normalmente era un pintoresco paisaje, con el mar de fondo y los sonidos de la vida urbana acompañando la imagen. Sin embargo, aquel día, la actividad cotidiana de la ciudad portuaria había sido truncada violenta y bruscamente. Una enorme columna de humo polvoriento se abría paso en una línea recta a través de la ciudad, sustituyendo la melodía urbana por una cacofonía de destrucción, gritos de terror y el ruido de maquinaria. Dos figuras con túnicas de desierto color arena y las caras tapadas observaban desde lo alto. Una de las figuras sacó un den den mushi y llamó a través de él.

- Agente Gi, prepara la Traveler. Agente Phi, ve calentando motores del OST. En cuanto el tren esté a la vista, actúa rápido: recuerda que el plan es abrir brechar y cubrirse, no quiero riesgos innecesarios. Con éxito o sin él, retírate de la batalla tras el bombardeo inicial. Lo mismo va por ti, agente Gi. Retírate en cuanto me hayas acercado - bajó el comunicador del den den mushi y miró a su acompañante - Prepara la torreta, agente Psi. Si Phi falla, dependeré de ti para la brecha y el fuego de cobertura.

Los momentos previos a la llegada de la inmensa locomotora se hacían eternos. La visión de aquella bella ciudad siendo destruida aferraba sus pensamientos como una garra infecta. A pesar de que sabía que no debía dejar que sus emociones interfirieran en su trabajo, en aquella ocasión estaba siendo una tarea titánica. No era una fábrica en una isla en el extranjero ni un barco en llamas en un mar lejano. No, en aquella ocasión la amenaza estaba en su tierra natal. Y la furia le exigía que tomase acción.

- Es justo que sientas ira. Aprovéchala y úsala para potenciar tu fuerza - dijo en su mente la Voz Pragmática - Necesitarás de todo tu potencial. ¿Cuántos agentes Omega han caído antes que tú? Sabes que te han mandado a una misión suicida. Me necesitas. Necesitas tu akuma no mi.

Atsu apretó los dientes. Llevaba un tiempo largo tratando de ignorar las voces. En un pasado, pese a sus temores de estar volviéndose loco, había escuchado sus consejos y aceptado sus palabras. Sin embargo... ahora sabía de dónde procedían. Esas voces no eran parte de él mismo. Eran una, o dos, consciencias ajenas tratando de manipularle con a saber qué fin. Y, además, la Voz Pragmática ya le había fallado una vez. Le ofreció poder para derrotar al pirata Freites D. Alpha y falló.

- Yo no te ofrezco una victoria segura. No te pido nada a cambio salvo que me escuches - esta vez le hablaba la Voz Ética - Hay gente inocente muriendo y un gran mal obrándose. Ardo tanto como tú en deseos de hacer justicia. Acepta mi ayuda y castiguemos a los pecadores. Llevémosle la muerte.

No podía confiar en ninguna de las dos voces, pero las palabras de la Voz Ética despertaron la ira que ardía en su interior. Apretó los puños y tragó saliva. Por suerte o desgracia, no había más tiempo para discutir con las voces, que como de costumbre se habían enzarzado en un debate dialéctico. El tren ya estaba ahí, junto con un número sorprendente de atacantes. Se le había avisado de la presencia de otros representantes del Gobierno y de las fuerzas de defensa de Arabasta, pero parecía que un pequeño número de actores independientes se habían unido al asalto al tren, tal vez guiados por su sentido de la justicia o persiguiendo sus propias agendas.

- ¡Ahora o nunca! ¡Al ataque! - vociferó por el den den mushi.

Saltó por el borde del tejado y cayó sobre su moto, la Traveler, a la espalda de Therese. La agente aceleró y Atsu se agarró a ella para no salir despedido. Salieron a toda velocidad de los callejones del extrarradio hacia la gran llanura arenosa que se extendía en torno a la ciudad, donde un gran número de súper patos seguían al tren, junto con unos pocos caballos y... ¿un hombre lagarto? Atsu sintió un escalofrío y apartó la mirada de aquel monstruo salido de sus pesadillas más oscuras. Ahora tenía que centrarse en la operación. Como habían preparado de antemano, el tanque OST Mk. I, conducido por Andy, salió rugiendo del interior de un granero y se situó a campo abierto, no muy lejos de los edificios a los que retornaría pronto en busca de cobertura, una vez hubiese atacado. En el tejado que habían dejado atrás, Ray apuntó el cañón de la torreta portátil y esperó al momento preciso.

- Noveno vagón, ¡ahora!

Los cañones del OST y de la torreta rugieron, disparando su carga mortal de obuses explosivos. Atsu se incorporó sobre la moto y saltó tal y como le habían enseñado sus instructores. Sus pies golpearon velozmente el aire mientras empleaba su kamisori para cargar contra el vagón atacado, esperando que los obuses hubiesen dejado una brecha por la que pudiera entrar de manera expeditiva. Si no... improvisaría.

resumen:



[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue 9yozn8Y
[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue BCw1GFM
Ingrid Bjorndottir
Ingrid Bjorndottir
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Mar 26 Mar 2024 - 9:45}

El sonido de la corneta despertó a Ingrid como un taladro en los tímpanos, no era capaz de acostumbrarse a aquellas costumbres tan ruidosas y poco armoniosas. Su tienda como siempre era un caos, había soportado muchos castigos por ello durante su instrucción, pero era incapaz de ordenar las cosas, “Para qué?”, pensó mientras lavaba su cara y se aventaba en el uniforme para salir a hacer instrucción. Lo que iba a suceder a continuación no se lo vio venir.

Al salir por la puerta un mensajero de la marina la estaba esperando con un mensaje de su superior. Tomó la carta y la leyó con calma, según decía la carta debía dirigirse a Arabasta a buscar a otra recluta llamada Nia. Por la naturaleza de las akuma de ambas sus superiores consideraban adecuado un acercamiento entre ambas para ayudar con su entrenamiento y progresión en las filas.

Sin pensárselo dos veces, volvió dentro de su habitación, hizo rápidamente el equipaje, tomó sus armas y se puso en camino hacia el muelle donde la esperaba el barco que habría de llevarla a su cita. Tras varios días de viaje en un barco algo pequeño para ella, vio en la lejanía la isla de Arabasta y el pueblo, cerca del puerto de Nanohana donde debía desembarcar para evitar suspicacias. Al cabo de unas horas comenzaron las labores de atraque en el puerto y antes de darse cuenta estaba por fin en tierra firme. Los lugareños la miraban con asombro y una pizca de temor en sus rostros, Ingrid decidió llevar el uniforme de la marina oculto ya que al ser una isla afín al gobierno mundial tal vez podía resultar problemático. Tras estirar sus extremidades y descargar su equipaje salió de la población para evitar mas incidencias y se dirigió hacia el barrio donde le habían comunicado podría encontrarse con Nia en Nanohana.

En ese momento lo impensable sucedió, y un horrendo barco tren anfibio colisionó con el puerto de Nanohana tomando tierra en el desierto y abriendo fuego. Aquello superaba a cualquier orden dada, había que evitar daños mayores, así que tras dejar su baúl en el suelo, se preparó para la batalla. Se ajustó su armadura, se enfundó la espada y su escudo a la espalda y el sax en su cadera y tras cerrar el baúl y dejarlo en el barco salió corriendo con un, “Ahora vuelvo a por mis cosas, échenlas un ojo.”, mientras guiñaba el ojo al capitán.

Nunca había sido muy rápida y la arena dificultaba su movimiento, así que aunque hubiera preferido guardar fuerzas, se transformó en electricidad y salió volando en dirección al tren. Según se acercaba pudo ver que había varias personas tratando de abordar el barco y que incluso la guardia de Arabasta trataba de darle caza con sus monturas bajo el fuego de artillería, se situó justo encima del último vagón tratando de encontrar la mejor forma de entrar.

No viendo mas solución para acceder, desenfundó la espada y usando su Tyrfing largó un corte tratando de abrir el techo del vagón lo suficiente como para poder moverse cómodamente en su interior.

Resumen:
RAL
RAL
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Mar 26 Mar 2024 - 14:23}

Un estruendo lejano, leve y amortiguado por la distancia, pero innegablemente el sonido de cañones siendo disparados. Todo el interior tembló ligeramente, pero lejos de parar, los temblores fueron incrementando gradualmente, reflejándose en la superficie del café a medias que quedaba en la taza de la cabina. la arena comenzaba a caer por fuera de los cristales reforzados de aquella estancia. A la sombra de una duna, cubierto por una lona medio enterrada por el abrasador viento del desierto, el Kataphraktos se encontraba camuflado, esperando la oportunidad perfecta para una emboscada.

Terminé de un trago el tibio café antes de guardar la taza en su sitio, las cosas de iban a poner movidas en poco tiempo y no me interesaba que la escasa vajilla que tenía dentro del sumergible estuviese volando de un lado a otro con el movimiento. La destrucción se acercaba de manera indudable por la ruta que habían deducido los agentes que habían redactado el informe, enormes columnas de humo y polvo se aproximaban desde Nanohana. La guardia local y algunos voluntarios parecían afanarse en detener la imponente mole que se abría paso en el desierto, sin mucho éxito. La silueta de un gran ave se dibujó en el cielo y dos figuras familiares bajaron de esta para adentrarse en el quinto vagón, el agente Omega, por su parte, había iniciado el asalto con gran potencia de fuego aprovechando los vehículos y el personal a su disposición. Esta era una misión urgente, los operativos disponibles eran escasos, las fuerzas dispares y descoordinadas, un conflicto asimétrico en el cual el enemigo tenía el músculo. Nosotros, como de costumbre, tendríamos que compensar con ingenio.

La enorme máquina se encontraba todavía a una distancia considerable, como era de esperar la ruta que parecía tener era en línea recta a la capital, tratando de atravesar las dunas como si de olas en el mar se tratasen. Alcé la mano y bajé el sistema de apuntado, un aparato que pasó a reposar sobre mi ojo derecho compuesto de una mirilla telemétrica conectada a la torreta de la parte superior. Mis manos agarraron los mandos del sumergible anfibio y la máquina comenzó a ronronear mientras los sistemas se activaban, con un par de giros de muñeca, pasando estos a una pose diagonal el vehículo pasó a modo de combate, desbloqueado el rodamiento de la torreta. la arena tembló y se deslizó a la vez que las patas de la parte inferior del barco se extendían revelando la amenaza oculta. La torreta giró, dejando la punta del cañón fuera de la sombra de la duna, brillando levemente bajo el ardiente sol de Arabasta. Distancia 530 metros y bajando, ángulo de impacto 67º y subiendo según el telémetro. Esperé a que el ángulo fuera el adecuado, calibrando el objetivo, velocidad de salida 900 metros por segundo, humedad escasa, viento de aproximadamente 20 kilómetros por hora, estado del autocargador: lleno y operativo.

Tomé aire y contuve la respiración, tratando de controlar el pulso, una diferencia de unos milímetros a la hora de abrir fuego era de metros a la hora de acertar en el objetivo. Durante un instante eterno los sonidos del ambiente parecieron desaparecer y el tiempo ralentizase, en ese instante apreté el gatillo. La calma dio lugar al estruendo del cañón automático abriendo fuego, el proyectil perforante atravesó el aire en dirección a la primera rueda del vagón número siete. El sistema automático abrió la recámara, expulsando el casquillo y cargando un nuevo proyectil en cuestión de un par de segundos, los cuales había aprovechado para recalibrar la línea de tiro. Un segundo disparo en dirección a la misma rueda silbó entra el polvo. En ese instante mi pie apretó el pedal y la bestia mecánica se levantó, saliendo despedido en la misma dirección del tren mientras se acercaba en una ruta de intercepción, recorriendo las arenas con una estabilidad sorprendente, pareciendo un gigantesco alacrán mecánico.

- A todos los agentes cercanos, al habla el agente R.A.L. por el canal asignado para la misión. Voy a proceder a concentrar el fuego sobre los ejes de las ruedas de los vagones 7 y 8. Podemos esperar una gran resistencia en el interior del tren, alcanzar las juntas entre los vagones será complicado, parar el tren extremadamente difícil. Pero este es extremadamente dependiente de la tracción de las ruedas, un desvío en el eje o el fallo de varias de estas en un lateral puede lograr que quede atascado girando en la dirección con más resistencia, desviándolo de su objetivo. Si se da el caso, calculo que optarán por purgar voluntariamente los vagones afectados. - Informé al resto de agentes en la misión. - Una vez logremos afectar su trayectoria o el tamaño de la amenaza me uniré en el asalto. Estoy usando munición perforante de 55mm, en caso de necesitar fuego de apoyo informad por este canal.

Resumen:


Última edición por RAL el Mar 26 Mar 2024 - 16:26, editado 1 vez
Bartolomeo Gaztañeta
Bartolomeo Gaztañeta
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Mar 26 Mar 2024 - 14:56}

El pirata Bartolomeo Gaztañeta había dormido en Nanohana las últimas dos noches. Tenía ganas de reencontrarse con la tripulación y de demostrarles que podía ser un buen nakama, así que acudió lo más rápido posible al llamado de su capitán. Para su desgracia, durante esos días de estadía no pudo encontrar a ninguno de sus compañeros. Aunque, como no todo podía ser malo, aquel último era sin duda el mejor día para darse un baño. Así fue que se encaminó a la playa bien temprano para darse un buen chapuzón matutino. De paso, a exploraría un poco las profundidades de la costa de Arabasta, que tenía famosa de ser exótica y de estar llena de contrastes. No es que en Arabasta necesitara ninguna excusa para meterse al agua, ya que nada más salir la posada, el sol de Arabasta empezaba a cocinarlo rapidito… y así como tostadito… Olía rico. Sin duda que para alguien como él lo más inteligente era pasar todo el tiempo que posible debajo del agua. Quizás, explorando, incluso puede que se topara con algo interesante. Y allí se encontraba después de un buen rato de exploración, bien abajo en el mar, sondeando las profundidades de más allá del puerto de Nanohana. Estaba un poco inquieto, porqué según el homie que Alpha envío días atrás para convocarle, se aproximaba el momento en el que lo que fuera que tuviese que suceder pasaría. Y ni siquiera sabía donde estaban sus compañeros. ¿Se habría equivocado? Aunque la respuesta llegó pronto, mientras sostenía una piedra pequeña que desprendía el brillo azul del kairoseki, cuando empezó a percibir unas violentas vibraciones que rápidamente intuyó que debían proceder de lo que sin duda sería un motor de algún tipo interactuando con agua marina. La vibración procedía de alta mar… ¿Había empezado?

Salió de un salto del agua, impulsándose desde el fondo del mar, para poder observar lo que hacía vibrar el mar un momento. Cuando alcanzó el punto álgido (no demasiado alto), se revolvió sobre sí mismo y volvió a entrar al agua de cabeza. ¿Un barco? No, un tren. Qué extraño. Volvió a hacer lo mismo de manera intuitiva y fácil, como si haber perdido una pierna no le impidiera moverse como pez en el agua. Un tren a vapor… Los demonios de los que hablaba Alpha. Sacó la cabeza del agua y dirigió la vista a la playa. El tren llegaría antes que él… Tenía que saltar al interior… Pero… ¿Y las armas? ¿Y la ropa? ¿Era buena idea subirse al tren el primero? ¿Dónde estaban sus compañeros? Mientras pensaba, suspendido en el agua, el tren avanzaba implacable. O subía en aquel momento, vestido solo con aquel ridículo taparrabos de sumo, solo, o se quedaba allí como un idiota, viendo pasar un tren que no podía escapársele. No, no podía ser. Debía hacerlo. En ese preciso momento, cuando los primeros vagones estaban a punto de alcanzar la orilla, Bartolomeo se sumergió y avanzó turbulentamente a través del agua hacia el tren. A medida que se acercaba podía distinguir mejor cuales eran sus partes y por donde no debía enfrentarlo. Para cuando estaba a unos tres metros de él, los primeros vagones ya se deslizaban por la arena de la playa. In extremis, Bartolo se impulsó con todas sus fuerzas hacia el penúltimo vagón y se quedó agarrado al lateral mientras este alcanzaba violentamente la playa. El impactó casi consigue que Bartolo saliera despedido, pero consiguió asirse aún con más fuerza a la estructura de la ventana, doblando el metal a su alrededor. Mucha gente en el interior no estaba preparada para las turbulencias y se cayó al suelo, cosa que el gyojin pudo observar desde fuera, a través del cristal. Eran demasiados, joder. No podían ser tantos… ¿Qué se supone que debía que hacer? ¡Estaba desnudo! Cerró los ojos para intentar encontrar la respuesta, pero no tardó mucho en empezar a escuchar golpes y explosiones, gritos y mucho ajetreo alrededor del tren. Le pareció incluso escuchar la voz de Berry. ¿Era ella? Se alzó hacia arriba, pero allí no había nadie. Lo habré imaginado, pensó. No, espera… Volvió a asomarse a la ventana del vagón y vio como Berry irrumpía entre todo el gentío armado después de su grito de guerra. Ella era la mejor oportunidad que tenía, así que después de arrancar una barra que formaba parte de la ventana del vagón, se agarró al marco y se lanzó al interior a duras penas.

¡Ho, ho, ho, gatita!

Y digo a duras penas porqué apenas cabía por la ventana y el culo se le quedó atascado en el marco. Lo suficiente atascado para que no pudiera moverse y para que uno de los tipos sobre los que estaba a punto de caer le pudiera dar con la culata de su arma en la cabeza. Bartolo le golpeó sin querer con la mano y salió volando un par de metros encima de sus compañeros. Luego se llevó las manos a la cabeza y gracias a eso su cuerpo dejó de estar atascado, cayendo sobre tres de los tipos armados que había dentro. Luego miró a Berry y sonrió con muchas ganas.

Resumen:


Última edición por Bartolomeo Gaztañeta el Mar 26 Mar 2024 - 15:02, editado 1 vez
Mako
Mako
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Mar 26 Mar 2024 - 14:57}

-Algo seguro que encuentro en ese monstruo de hierro- Contesté al comentario de mi nuevamente compañera en una misión. En el bajo mundo se escucharon rumores sobre un ataque a gran escala en Arabasta, sinceramente no era de mi interés, no era unas tierras que llamasen mi atención, bien es verdad que es una isla muy grande pero nunca ha sido algo que me rondara la cabeza, la cosa cambió cuando en las sombras del mundo criminal me volví a encontrar con esta mujer, que no auguraba nada bueno pero teníamos cosas pendientes de la misión con Arcano por lo que me debía algo y me lo cobré. Por eso ahora mismo estaba sobre un pato que corría como mil diablos, eso sí, mi pato estaba trajeado, como un pincel iba el desgraciado, traje, corbata y hasta gafas de sol, se notaba que era de pura sangre. Pensaba hasta en llevarlo conmigo después de esta locura.

Admitir he, que cuando vi este tremendo amasijo de hierro salir como si nada del agua y golpear tierra firme para luego seguir avanzando a la par que abría fuego para crear muerte y destrucción a su paso me enamoró. Quería uno y lo quería ya. No me entusiasmaba la idea de acompañar a Christa en una misión que claramente es suicida, toda la guardia de Arabasta estaba presente no quería acabar en un fuego cruzado, pero para ganar hay que arriesgar y en eso soy un profesional -¡Acaba de caer un rayo sobre el último vagón!- Grite algo sorprendido -Puede que haya tecnología o usuarios, habrá que tener cuida...! ¡¡Cuidado!!- Grité a la par que movía las riendas del pato para apartarme un poco del tren, algo o alguien estaba disparando de lejos al vagón número siete -Esto no va a ser nada fácil- Ya lo sabíamos, pero decirlo me daba la razón.

Me puse al lado derecho de Christa mientras repasaba mi equipo. El revolver, los tres cuchillos arrojadizos y a mi espalda, mi fusil magnético, pensé en abrir fuego contra todo lo que se asomase pero mi compañera tenía razón, había que analizar bien la información. Me apreté la mascara y fijé la munición tocando todos los bolsillos de mi traje de guerra, claramente no iba a ir a cara descubierta, una foto mal hecha y mi cabeza aparecería en todas las ciudades con una recompensa, cosa que no me interesa en absoluto que pase en Dark Dome o tendría problemas más graves...

Spoiler:


Ficha

284670
Lumin Maj
Lumin Maj
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {Mar 26 Mar 2024 - 15:42}

Unas horas antes:
Todo en calma en Arabasta, en alta mar, cerca de la isla estaba el barco marine donde Seth había sido destinado, todo el mundo sabía que un pescado seco no valía para el combate por lo que estaba ahí por que su unidad era la encargada pero para la misión que tocaba simplemente sería un apoyo, no estaría en primera fila si la misión no se efectuaba en el agua. Sabiendo que era totalmente inútil en este ambiente árido y seco, sus ánimos no estaban en lo más alto, simplemente tenía la "misión" de cocinar, limpiar y hacer el mantenimiento a los cañones
Seth: Me aburro
Recluta: Deja de quejarte, últimamente has tenido más protagonismo que muchos superiores
Seth: Me sigo aburriendo
Recluta: ¿Sabes que te han recomendado para un ascenso?
Seth: ¿¡Eso significa más combate!?
Recluta: Significa más sueldo y más responsabilidades
Seth: Me aburre...


Conversaba con su compañero tumbados en cubierta mientras la piel de los dos se tostaba al sol, bueno, se tostaba la de su compañero, la suya había pasado de rosa a un color rojo sufrido.
Recluta: Dicen que vienen muchos marines poderosos, esa tal capitana Elyria que te cae bien ha sido convocada
Seth: ¡La capitana está aquí! Seguro que esto se pone interesante
Recluta: No hables como si fuerais amigos, el respeeeeto, que se te olviiiiiida
Seth: Que sííííííííí, que no se me olviiiiiiiida...
Sargento: Seth, parece ser que unos pescadores han desobedecido la orden de no salir a faenar, están volviendo, ves a por ellos y ayúdales a volver rápido a puerto, desde aquí están a las nueve en punto
Seth: ¡Señor, sí señor!


Y nuestro rosado amigo se lanzó al agua para ir a por los infractores del toque de queda. Claramente no fue más que con el pantalón que llevaba, la camisa marine abierta, la gorra mal puesta en la coleta, los zapatos y brazaletes de siempre, ni armas ni nada importante, claramente solo iba a por esos pescadores, solo tenía que subirse a su barco y dirigirlos a puerto...


En la actualidad:
Por los pelos de un Mako no muere cuatro veces en menos de qué, ¿Cuanto tiempo ha transcurrido? ¿Veinte minutos a duras penas? Si no llega a ser avispado, ahora mismo estaría partido por la mitad -¡Ten más cuidado pedazo animal!- Gritó a pleno pulmón sobre el techo del vagón número doce, quizás la giganta no se había dado cuenta pero al lado de la brecha creada para pasar al interior, había una mota rosa brillante, con la respiración agitada hasta el limite, la cara pálida y pegado a una de las chimeneas cual estrellita de mar -¿¡Y como has hecho eso!? ¡Me has encendido la coleta!- Comentó, la electricidad estática que se había generado al caer la usuaria de la goro goro no mi sobre el techo más el ataque, había hecho que la luminiscencia se activara en la punta de la coleta de Seth y que de esta saliera humo, le habría dejado los pelos de punta pero... No tiene...

¿Os preguntáis como había llegado hasta el techo del vagón numero doce? ¡Es fácil! Yo os lo cuento... Tras ir a por los pescadores, tubo la mala suerte de ir justamente cuando el barco/tren llegaba a la isla. Esquivó por muy poco ser arrollado de pleno por el barco (De ahí que casi muere una vez) pero las corrientes generadas por ese gran navío y la velocidad que llevaba fue como si Seth se metiera de pleno en siete remolinos a la vez, no pudo controlar su nado y acabó saltando fuera del agua y golpeado por el lateral del segundo vagón (Al que se intentó agarrar pero sin éxito), pero la fuerza se ejercía el barco/tren hizo que su salida del agua fuera tan fuerte que se alzó lo suficiente como para pasar por encima de los vagones, cayó en el vagón número seis, donde vio a un tipo extraño pero eso sí vacilon (Morgoth y segunda posible muerte por desnucamiento) -¡Socooo...!- La fuerza lo alejó hasta golpear de pleno con el último vagón, quedando bloqueado con una de las chimeneas.

Cuando se pudo reponer, se levantó sin cuidado alguno y casi cae del vagón pues la presión del aire a esa velocidad era fuerte pero consiguió mantenerse (Tercera posible muerte) -¡Mierda! Estoy en el barco... Me dijeron que no estaba destinado en primera fila... ¡¡Tengo que bajarme antes de que piensen que he desobedecido una orden directa!!- Y cuando dio dos pasos para asomarse y buscar una forma de bajar, de pronto de la nada, sin cielo nublado ni presión atmosférica un puto rayo enorme cae frente a él, por si fuera poco, de este se forma una giganta y de un espadazo no solo abre el techo si no, que casi abre el melón a Seth... (Cuarta) ¿Entendéis ya como ha llegado al techo del vagón doce?

Spoiler:
Contenido patrocinado
Fama
Recompensa
Características
fuerza
Fortaleza
Velocidad
Agilidad
Destreza
Precisión
Intelecto
Agudeza
Instinto
Energía
Saberes
Akuma no mi
Varios

[22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue Empty Re: [22M] Asalto al tren de Benny D. Souto, último gran pirata del West Blue {}

Volver arriba
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.